Archivo

VIDA Y OBRA DEL MAMO

Manuel Contreras, el ex general condenado ayer a prisión por el asesinato de un ex canciller y conocido con el alias de El Mamo , es el mayor símbolo de las violaciones de derechos humanos ocurridas durante del régimen militar del general Augusto Pinochet.

31 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En sólo 3 años como jefe de la policía secreta Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), Contreras se hizo blanco de una larga lista de atrocidades que incluye asesinatos a prominentes personajes, desapariciones y miles de casos de torturas.

Esta era una guerra subversiva, clandestina y cruel, mucho peor que la Guerra del Golfo Pérsico , dijo el oficial de 66 años, en una entrevista que concedió en 1991.

Un informe del primer gobierno democrático tras el fin de la dictadura del General Augusto Pinochet (1973.1989) estableció que la DINA fue la principal responsable de los más de 1.500 asesinatos ocurridos en acciones represivas, luego del golpe militar que en 1973 derrocó al mandatario socialista Salvador Allende.

En aquel período, el entonces coronel Contreras llegó a acumular casi tanto poder como el que tenía el general Augusto Pinochet. Creó su propio ejército de agentes y libró una cruenta guerra contra los partidos y organizaciones izquierdistas, cuyos militantes fueron ultimados en enfrentamientos no del todo claros, detenidos, sometidos a torturas o, simplemente, desaparecidos.

Los problemas de Contreras comenzaron cuando un ex agente de la DINA, el estadounidense Michael Townley, culpó al entonces general de haberle ordenado realizar el asesinato de Orlando Letelier (Washington 1976), mediante la colocación de una bomba en el automóvil del ex canciller, para lo cual contó con la ayuda de exiliados cubanos.

El método utilizado fue similar al que se usó para ultimar en 1974 en Buenos Aires al ex comandante en jefe del ejército y antecesor de Pinochet en el cargo, Carlos Prats y a su esposa.

Townley, quien vive en EE.UU. bajo el sistema de protección de testigos tras pagar dos años y medio de cárcel por el asesinato de Letelier, declaró hace dos semanas en Italia que Contreras también le ordenó asesinar al ex vicepresidente del gobierno de Eduardo Frei padre, Bernardo Leighton en Roma (1975). El líder político y su esposa sobrevivieron a un atentado a balazos.

Letelier y Leighton eran considerados como enemigos más peligrosos de la dictadura militar pues por su prestigio eran los únicos capaces de unir a la oposición.

El proceso contra Contreras por el crimen de Letelier fue reabierto en Chile en 1990 y dos años después fue hallado culpable junto con el brigadier Pedro Espinoza. El primero fue condenado a siete años de prisión y el segundo, a seis. Ayer la Corte Suprema ratificó ese fallo.