Archivo

FOBIAS QUE INHABILITAN

La razón por la cual una mujer teme a los ratones es un misterio profundo. En realidad ni siquiera se ha comprobado que les tenga miedo, pero algunas mujeres están constantemente en unas condiciones nerviosas e irritables que la menor cosa les molesta y sobresalta .

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Por lo general, la causa de ese desafortunado estado de cosas, es un trastorno funcional, alguna irregularidad penosa o dolorosa, algún desahogo o la debilidad propia de su sexo .

Así se promocionaban a comienzos de este siglo las famosas Píldoras del Dr. Pierce, un fármaco que además de combatir los miedos, tenía otros usos con solo aumentar el número de pastas a consumir. Servía como laxante o como purgante y, adicionalmente, producía un sueño reparador que aliviaba la ansiedad mental y el decaimiento .

Sobre los temores es mucho lo que se ha investigado, escrito y hablado. Pastillas, terapias, menjurjes, baños y hasta rezos han sido utilizados desde el siglo pasado para controlar el miedo, en muchas ocasiones incontrolable, que produce en algunas personas ciertas situaciones y objetos.

Lo curioso es que a pesar de que existen actualmente mecanismos comprobados científicamente para tratar un buen número de fobias, los afectados crecen cada vez más.

Un problema de muchos Hoy se puede señalar que los fóbicos se han vuelto tan comunes en el mundo que los investigadores señalan que por cada 1.000 personas, hay 80 que padecen algún tipo de fobia o temor irracional.

Lo grave de la situación es que en muchas ocasiones este tipo de problemas incapacita a muchos de los afectados para desarrollar sus tareas diarias ya sea en el trabajo o en el hogar.

Es el caso de altos ejecutivos que padecen del denominado miedo a las alturas o acrofobia que les impide laborar en oficinas ubicadas en edificios muy altos o incluso desplazarse en avión de un lugar a otro.

:Pero si bien es cierto que existen este tipo de personas con problemas que les incapacitan seriamente, hay otras para quienes convivir con una fobia no es tan traumático como parece y de hecho no requieren de un tratamiento especial.

Por ejemplo, si alguien sufre un miedo intenso o fobia hacia las serpientes no ponzoñosas, es decir, padece ofidofobia y trabaja o vive en un área metropolitana, lo más probable es que allí tenga muy poco contacto directo con el objeto temido, y por lo tanto, puede estar seguro de que no tendrá mayor problema.

Con los años, se han utilizado términos complejos para calificar patrones de evitación injustificada. En cada caso, el sufijo fobia es precedido por una palabra griega relativa al objeto o situación que genera temor.

Entre estos vocablos más conocidos figuran la claustrofobia, o miedo a los espacios cerrados; agorafobia o el miedo a los espacios abiertos o a salir de su casa; acrofobia o miedo a las alturas; hematofobia o el miedo a ver la sangre.

También se asignan a temores más raros nombres derivados del griego, por ejemplo, ergasifobia o miedo a escribir; pnigofobia o el miedo a ahogarse; tafefobia o miedo a ser enterrado en vida. Lo cierto es que la lista de fobias hace mucho rato que pasó de las 500.

Cómo se adquieren? Se ha reportado que una fobia hacia un objeto determinado se forma después de una experiencia nociva con dicho objeto. Por ejemplo, muchas personas experimentan el miedo intenso a conducir un automóvil después de haber sufrido un accidente grave.

Sin embargo, algunos reportes clínicos sugieren que también se pueden adquirir fobias sin haber sufrido una experiencia traumática. De hecho, muchos pacientes con acentuados temores hacia serpientes, gérmenes, aviones y alturas informan no haber sufrido situaciones desagradables con ninguno de estos objetos o situaciones. O bien, puede ocurrir que personas que han tenido accidentes graves, no registren complicaciones fóbicas posteriores.

Pero respuestas fóbicas pueden también prenderse por imitación. Es decir, que una persona puede adquirir el problema simplemente con escuchar el relato de alguien que ha padecido una situación traumática o simplemente mediante la observación de un temor ajeno.

Un ejemplo sacado de la vida cotidiana es el de una madre que advierte repetidamente a su hijo que no realice cierta actividad que le puede traer terribles consecuencias . Pero al igual que el caso anterior, hay personas que a pesar de oír relatos siniestros o de escuchar continuas amenazas, no son fóbicos.

Un postulado final tiene relación con reacciones fóbicas aprendidas en virtud de las consecuencias que producen. El niño que quiere permanecer al lado de su madre puede inventar excusas para no ir a la escuela. Si la madre hace caso a las excusas, al niño se le recompensa directamente y de manera positiva. En este caso no es el miedo el mediador sino la conducta de evitación que alcanza los resultados esperados por el infante.

A pesar de que las anteriores teorías explican en buena parte la manera como se adquieren algunas fobias, la pregunta continúa siendo que por muchos años ha permanecido: +por qué algunas personas adquieren temores irracionales y otras no, habiendo tenido las mismas oportunidades de aprendizaje? La respuesta parece estar finalmente relacionada con la predisposición que algunos sujetos tienen frente a cierto tipo de situaciones y objetos.

Tipos de fobias Fobias hacia animales: es de la que más se habla. Sin embargo, sólo el tres por ciento de todos los fóbicos la padecen. Las mujeres son las que más registran este tipo de fobias y los investigadores consideran que comienzan en la infancia. Es probable que tanto niños como niñas presenten en un principio estas fobias, pero con el tiempo tienden a extinguirse con mayor facilidad entre los varones.

Fobias sociales: temores asociados con la presencia de otras personas. Comer, hablar o cualquier actividad que pueda ser realizada en presencia de otras personas puede suscitar un gran nivel de ansiedad. También en este caso, el número de mujeres es ligeramente mayor al de hombres. Se inician generalmente en la adolescencia.

Fobias específicas: es una categoría común que abarca las fobias hacia l altura, el trueno, la oscuridad, los viajes, los espacios cerrados, la conducción de automóviles, las infecciones y cosas semejantes.

:Agorafobias: es un síndrome complicado que consiste en una serie de temores respecto a los espacios abiertos. Temor a salir de su casa, salir de compras, encontrarse entre multitudes, viajar solo, forman parte de esta fobia considerada como la más traumática de todas las que se conocen. En los últimos años ha sido la más frecuentemente observada en mujeres.