Archivo

A LA TEXAS LE DIERON UN CAMPO QUE IBA A SER DE LA NACIÓN: CONTRAL

El ministro de Minas y Energía, Jorge Eduardo Cock, y el presidente de Ecopetrol, Juan María Rendón, accedieron a las pretensiones de la multinacional Texas Petroleum Company y favorecieron sus intereses al prorrogarle por doce años más la operación de los campos de producción de gas en La Guajira que debían revertir a la nación en diciembre del año 2004.

31 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Estas acusaciones fueron hechas por el contralor general de la República, David Turbay Turbay, quien abrió investigación fiscal para identificar a los responsables de los daños que le han causado a la Nación en este negocio .

En carta al presidente Ernesto Samper, el contralor revela los pormenores del proceso de negociación que concluyó con la firma de un otrosí (especie de adición a un contrato) mediante el cual las autoridades energéticas terminaron entregando al contratista (la Texas) la plataforma Chuchupa, Ballena y Riohacha, campos e instalaciones que debían quedar bajo la propiedad y manejo exclusivos de la nación al concluir la asociación (con Ecopetrol), como históricamente ha ocurrido con este tipo de contratos .

Se dio con anticipación Por ejemplo, dice que si bien Ecopetrol puede operar directamente los campos de reversión o encargar éstos a terceros, de entrada sorprende que con nueve años de anticipación se esté escogiendo a dedo al operador de los yacimientos .

Para Turbay Turbay, la Texas Petroleum Company obtuvo tales ventajas mediante una serie de chantajes institucionales, en los que amenazaba con suspender todas las inversiones que se disponía a ejecutar en el país si no le garantizaban una inversión de largo plazo, como la que proponía primero con la prórroga abierta del contrato, con una segunda figura de prestación de servicios y con la final opción del BOMT (construcción, operación, mantenimiento y transferencia) para el manejo de Chuchupa B y sus jugosos anexos.

Los funcionarios encargados de la negociación no sólo accedieron a las presiones indebidas de la multinacional sino que apelaron a todo tipo de sugerencias técnicas para favorecer para favorecer los intereses de la asociada. Así, por ejemplo, la rentabilidad del 15 por ciento en dólares corrientes que se garantiza a la compañía, puede ser razonable en términos del mercado financiero internacional, pero se concretó a partir de la petición de la Texas de garantizar la misma ganancia que buscaban con la propuesta inicial de una prórroga directa del contrato , señaló el contralor.

Tras señalar que el negocio con la Texas marca un mal precedente en la historia de los contratos de asociación y las propias relaciones del país con las multinacionales del petróleo , Turbay le pide al jefe del Estado tomar las acciones administrativas necesarias para que los funcionarios del Estado estén al servicio pleno de los más altos intereses de la nación .

Cock engañó En una clara referencia al ministro de Minas, con quien se ha trenzado en una fuerte polémica desde comienzos del año por la posibilidad de un nuevo apagón, el contralor afirma que la autoridad energética no le está diciendo la verdad a la Nación . Agrega que los análisis de la Contraloría han identificado como la causa principal de la crisis, el comprobado desfase en los proyectos del Plan de Expansión.

Asimismo, le revela al presidente Samper que los estudios técnicos de Ecopetrol revelan que con la actual infraestructura en los campos de La Guajira, se puede atender la demanda de gas de los hogares, la industria y el parque térmico de la Costa Atlántica hasta el año 1997.

Los argumentos expuestos por el señor ministro de Minas y Energía, en el sentido de que un déficit de gas sería la causa del probable racionamiento eléctrico del primer trimestre de 1996, carecen de fundamento técnico , le dice a Samper.

Cronología del negocio Tal como lo informó EL TIEMPO el pasado domingo, el contralor hace un recuento de los hechos encontrados en la indagación preliminar que su despacho ha efectuado acerca de las condiciones en que fue negociada la construcción de la segunda plataforma de los campos gasíferos de Chuchupa, en el mar Caribe.

1. El 31 de diciembre del año 2004 debía expirar el contrato de asociación Guajira, a través del cual la compañía Texas Petroleum Company opera los ricos campos gasíferos; tanto las reservas como la infraestructura instaladas, según el modelo típico de asociación, revertirían, entonces, a la nación. La empresa extranjera, sin embargo, continuará manejando los yacimientos , decía.

2. El contrato de asociación Guajira fue extendido por doce años con una figura de BOMT, en apariencia tan solo para la construcción de la segunda plataforma de Chuchupa, lo cual en la práctica encubre la manifiesta intención de la Texas y de los funcionarios colombianos que participaron en la negociación, de prorrogar el negocio.

3. La propia figura jurídica a la cual apelaron los socios, denota una intención de prórroga: el otrosí es una adición taxativa a una relación contractual en marcha.

A juicio de la Contraloría, con tal adición se buscó amarrar el contrato al operador inicial, la Texas, pues cualquier otra alternativa arriesgaba su continuación en los campos.