Archivo

COLOMBIA NO PERDIÓ EL PASO EN MANAOS

Buenos vientos rondan al atletismo colombiano, por lo menos a nivel anímico y de preparación con miras a los Juegos del Pacífico y a los Mundiales de Gotemburgo de agosto.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Eso quedó claro en la destacada actuación que cumplió la delegación nacional en los Campeonatos Suramericanos que finalizaron ayer en Manaos (Brasil).

Si bien es cierto el reto que Ciro Solano, presidente de la Federación Colombiana de atletismo, les puso a los atletas el día de partida, no se cumplió, entre otras cosas porque físicamente era muy complicado (Brasil era anfitrión y llevaba 70 atletas, mientras Colombia apenas 28), la actuación colombiana fue bastante destacada, porque casi todos los que compitieron trajeron medalla.

Ximena Restrepo de nuevo fue la deportista más destacada, ya que consiguió tres medallas de oro en los 400 metros vallas, los 400 lisos y la posta de 4x400, y además fue escogida como la mejor atleta del certamen.

La bella antioqueña registró un tiempo de 51s 93c, muy lejano de su mejor marca (49s 64c), pero relativamente bueno si se tiene en cuenta el punto de su preparación y la reciente lesión que sufrió en los Panamericanos de Mar del Plata También hay que mencionar el descollante desempeño de María Eugenia Villamizar. La atleta que en los Juegos Panamericanos ganó el oro en el lanzamiento de martillo y a la vez batió el récord continental de la modalidad (56,14), esta vez repitió la dosis y lanzó el instrumento a 56,34 metros.

También causó especial satisfacción el triunfo de la posta de 4x400 femenina, ya que tanto en masculino como en damas, en las de 4x100 y 4x400, Brasil se impuso dejando en segundo lugar a los colombianos. Pero esta vez no sucedió así, y Mirtha Brock, Flor Robledo, Patricia Rodríguez y Ximena Restrepo se impusieron a Fabiane, Mariza, Magnolia y Marlene con un tiempo de 3m 33s 77c, contra los 3m 33s 78c de las locales.

Las novatas, las que por primera vez participaban en un campeonato suramericano de mayores también cumplieron, ya que Zuleima Aramendiz se llevó el oro en el lanzamiento de jabalina, Bertha Sánchez fue tercera en los 5.000 metros lisos y Helena Guerrero ocupó la misma posición en el salto largo.

Los veteranos de mil batallas también cumplieron, como en el caso de Luis Carlos Lucumí, que luego de estar en proceso de recuperación de una lesión de codo, logró el oro con un lanzamiento de jabalina de 76,82 metros.

De la misma forma, un no tan veterano, Gilmar Mayo, confirmó que es el mejor exponente de salto alto de Suramérica, aunque sus registros van en descenso, pues de los 2,33 metros con los que consiguió el récord suramericano el año pasado en el Gran Prix de Pereira, pasó a los 2,27 de los Panamericanos que le valieron el tercer puesto, y ahora ganó con apenas 2,25. Será algo normal en los picos de preparación, o qué le puede suceder al saltador de Pailitas (Cesar).

A última hora también se supo de la medalla de oro que consiguió Zorobabelia Córdoba en el heptatlón, con un puntaje de 5.495 puntos, lo que reafirma que la bella atleta es la reina suramericana de la modalidad, y que está superada la etapa en la que no pudo conseguir la marca mínima para asistir a los Panamericanos. Además fue tercera en el lanzamiento de jabalina.

La delegación colombiana viajará el martes a Leticia y el miércoles, en horas de la tarde, llegará a Colombia.