Archivo

VENEZUELA SE ENREDA CON MANJEO DEL DÓLAR

Venezuela tiene ante sí un dilema. Aplicar o no un tipo de cambio dual como alternativa para flexibilizar el otorgamiento de divisas, sin que se vean afectadas las reservas internacionales, que se mantienen en los niveles más críticos de su historia.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El presidente venezolano, Rafael Caldera, ha mantenido el control cambiario en 170 bolívares por dólar, desde julio de 1994, como un dique de contención para evitar la fuga de dólares al exterior. Ese control se impuso a raíz de la crisis del sistema financiero que explotó en enero del año pasado, causando una baja en las reservas internacionales de 12 mil millones de dólares a tan sólo 8 mil millones de dólares.

El gobierno de Caldera cayó en la trampa de proteger sus reservas a costa de un retroceso en el proceso de apertura económica. El control cambiario ha significado un sensible estancamiento para la economía venezolana.

La JAC y la Otac han dado muchas facilidades para que los viajeros de turismo y de negocios, y los exportadores puedan acceder a la divisa norteamericana con la mayor normalidad posible. No obstante, la demanda es mucho mayor que la oferta, lo que ha hecho que a la par del tipo de cambio controlado, se haya creado un mercado negro , donde la divisa se cotiza a 235 bolívares por dólar.

El equipo económico de Caldera ha estado ideando las alternativas para flexibilizar el régimen cambiario y hacer frente a ese mercado negro . El propio titular de Hacienda que el tipo de cambio dual es una opción válida. Aunque no ha soltado mucha prenda, Matos Azocar ha dicho que cualquier decisión se tomará después de que entre en vigor la Ley de Régimen Cambiaria, promulgada recientemente por el presidente Caldera, y su respectiva reglamentación.

Con la recién promulgada Ley Cambiaria, que da potestades exclusiva al ejecutivo para decidir sobre las operaciones con divisas, se aspira a establecer una reglamentación que facilitará el acceso a la divisa sin muchas trabas y combatir así el mercado paralelo.

El tipo de cambio dual se traduce en un mercado controlado y otro libre. El primero estará dirigido para la adquisición de productos de primera necesidad y el segundo podrá ser utilizado para todo tipo de transacciones comerciales y para viajeros.

El ministro Matos Azocar ha manifestado la necesidad de ir hacia una modalidad de régimen cambiario apoyándonos en la nueva Ley y en lo que hemos aprendido sobre la flexibilización del sistema , en lo cual el cambio dual es una posibilidad atractiva, que limitaría la intervención del gobierno a unas pocas operaciones con dólares. Los partidarios de la medida consideran que ello daría manos libres al gobierno para dedicar sus energías en reconstruir las finanzas públicas y fortalecer la vapuleada economía venezolana.

El fantasma de Recadi No obstante, en el seno del ejecutivo hay ciertos temores que han impedido que se aplique el cambio , los cuales están sustentados en el tristemente celebre Régimen Cambiario Diferencial, mejor conocido como Recadi, que fue impuesto por el gobierno del expresidente Jaime Lusinchi, entre 1984 y 1989.

Con Recadi, el gobierno de Lusinchi creó tres tipos e cambio. Uno barato para las importaciones de bienes de primera necesidad, otro un poco más caro para bienes no tan necesarios y un tipo de cambio libre. Ese mecanismo se prestó para diversos delitos de corrupción, que significaron un desfalco millonario a las arcas públicas.

Los que cuestionan el cambio dual lo comparan con el cambio diferencial aplicado por Lusinchi. Realmente en estos momentos existe dos tipos de cambio, el oficial a 170 bolívares por dólar y otro, que está alrededor de 235 bolívares, para el mercado negro , ya que el mercado libre es ilegal. Con el cambio dual se da por sentado que una oficina gubernamental tendría que determinar quién y a quiénes otorgar los dólares a una u otra tasa, y en que cantidad, amén de que la tasa libre o negra seguirá, porque no son suficientes las formas para evitarla , afirmó un editorial recientemente publicado por El Diario de Caracas.

El matutino caraqueño cuestionó el cambio dual, porque los propósitos iniciales de combatir la inflación se verán abortados con la diferencia entre la tasa de cambio oficial y la del mercado libre o paralelo. Ademas considera el periódico que la corrupción estará a la orden del día.

Asimismo, en el Congreso de la República se escuchan voces que atacan el cambio dual. Según el diputado por el Movimiento al Socialismo, Rodrigo Cabezas, coincide en que este modelo abriría las posibilidades de corrupción .

:A su vez, el partido de oposición Copei, de inclinaciones conservadoras, ha dicho que esta dispuesto a apoyar la fórmula propuesta por Matos Azocar de establecer el cambio dual, si este contribuye a la superación del actual régimen de control. El vocero de la posición social cristiana, diputado Nelson Chitty La Roche, sostiene que en el actual régimen, el diferencial se lo está ganando la antisociedad económica, es decir, los que andan lavando dinero y los que andan transgrediendo la propia Ley que el Ejecutivo está promulgando .

:Según Chitty La Roche, quien es subjefe de la fracción parlamentaria de Copei, la propuesta del titular de Hacienda vendría a sincerar una realidad a la cual el gobierno no ha podido asistir, sino en los términos punitivos que lo caracterizan, pero que lucen ineficientes . Sin embargo, el parlamentario copeyano también advierte sobre los peligros del cambio dual, y plantea la necesidad de agudizar los mecanismos que permitan levantar la liberalización de los controles.