Archivo

EL NEGOCIO BURSÁTIL DEL AÑO

No ha cumplido dos años de nacida, pero ya es la niña consentida en las Bolsas de Valores del país.

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Es la titularización, un mecanismo financiero para la creación de títulos valores a partir de diferentes activos.

Las cifras confirman su gran acogida. Según la Superintendencia de Valores, de los 29 trámites de aprobación que cursan en esa dependencia, 14 son de titularizaciones. Le siguen los bonos públicos con seis solicitudes, bonos privados con cinco y acciones con cuatro solicitudes.

Todos esos valores por un monto de 353.511 millones de pesos, de los cuales 248.330 millones (70,2 por ciento) corresponden a titularizaciones.

Pero el mecanismo no es solo una fuente para obtener recursos financieros, sino una forma de democratizar la inversión bursátil y en finca raíz, al tiempo que amplía la base de inversionistas.

Hasta el momento de la aparición del sistema, solo el 1,3 por ciento de los colombianos podía acceder a la propiedad de los mejores inmuebles.

Hoy, gracias a la titularización, cualquier persona que tenga disponible desde un millón de pesos puede ser propietaria de un local en Unicentro o en el Centro Andino, o de un piso de oficinas en la esquina más cotizada del país, la calle 72 con carrera 7a., lugares donde el valor de un inmueble sobrepasa fácilmente los mil millones de pesos.

Como funciona? El mecanismo es sencillo. Por ejemplo, en la titularización inmobiliaria, se emiten títulos por el costo total de un inmueble. Así, muchas personas pueden comprarlos y obtienen rendimientos, de acuerdo con su participación alícuota, por la renta y la valorización que genere el bien.

Además, esos títulos pueden ser negociados en las bolsas de valores.

Ese fue el mecanismo que introdujo hace un par de años la firma Oikos. Pero en ese momento se trabajaba con la figura de los derechos fiduciarios, que pueden ser endosables, pero no transados en bolsa.

En Colombia se da vía libre a la titularización desde la Resolución 1394 de 1993 de la Superintendencia de Valores.

Con la legislación que autorizó la titularización en el país, los títulos de Oikos se están ajustando a la nueva fórmula. De hecho, ya posee once productos con inscripción provisional en el Registro Nacional de Valores, por un monto total de 11.684 millones de pesos.

Estructuración La titularización puede estructurarse bajo dos mecanismos: patrimonio autónomo o fondo común especial.

El patrimonio autónomo se constituye mediante la celebración de un contrato de fiducia mercantil con los bienes que vayan a ser titularizados o con los dineros destinados a la adquisición de tales bienes.

Luego, la fiduciaria, actuando en representación del patrimonio autónomo, solicita ante las autoridades los permisos para la emisión; emite los títulos y recauda los dineros provenientes de su colocación.

Los bienes que conforman el patrimonio autónomo respaldan los pasivos que se adquieren con los tenedores de los títulos.

Por su parte, el fondo común especial se constituye en una fiduciaria, con el fin de ofrecer en el mercado de valores las constancias o certificados de participación en este.

De acuerdo con la legislación colombiana, se pueden titularizar los siguientes activos o bienes: La cartera de crédito Los activos inmobiliarios Las rentas o flujos de caja cuyo comportamiento futuro puede predecirse con base en estadísticas de los últimos tres años. Estas titularizaciones solo pueden efectuarse para fines específicos, como la construcción de carreteras y otras obras públicas.

Los títulos de deuda pública Los títulos inscritos en el Registro Nacional de Valores e intermediarios Los demás bienes o activos cuya titularización autorice la Superintendencia de Valores.

En definitiva, lo que los promotores de titularizaciones prometen a la gente es un rendimiento atractivo y al final la remisión de valor del título.