Archivo

PROTESTA DE CANASTOS VACÍOS EN LAS GALERÍAS

Un salto de cinco a 80 mil pesos mensuales por el mantenimiento de un puesto en la Galería Alameda, además de los dos millones de pesos que pagan cada mes por concepto de arrendamiento, provocó airadas reacciones de los 125 arrendatarios con que cuenta la plaza de mercado más organizada de la ciudad.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El vocero oficial del gremio, Elías Cuéllar, manifestó que el exagerado reajuste se está aplicando en las plazas de Siloé, Santa Elena, El Porvenir, La Floresta y Alfonso López, algunas de las cuales como la de Siloé han pasado de tener 600 concesionarios a solo 90 por los elevados costos de mantenimiento y derechos.

Según Cuéllar, los costos se han incrementado debido a la naciente burocracia que llegó con la privatización de la plaza que la Empresa de Servicios Varios (Emsirva) hizo por diez años, donde los administradores devengan salarios cercanos al millón y medio de pesos fuera de que hay que pagar altos precios por vigilancia privada y todo esto sale de los propietarios de los puestos.

Ante esta situación que según ellos los tiene al borde de la quiebra, decidieron desde el sábado pasado hacer un acto de protesta y convocar a los compañeros de las otras plazas a participar de los canastos vacíos a fin de cerrar los puestos hasta que se les dé otra solución. A la convocatoria en la galería Alameda asistieron cerca de 200 colegas de otras plazas.

Para iniciar los diálogos, Emsirva delegó al funcionario Javier Zorrilla a fin de esclarecer las cosas pues existen opiniones encontradas entre los mismos comerciantes ya que algunos de ellos, quienes omitieron sus nombres por no entrar en contrapunteo con el sindicato, las plazas mejoraron con la privatización y la gente de antemano sabía que los costos se subirían con esta medida.

Con el propósito de mediar entre el municipio y los empleados de las galerías que se sienten afectados, el dirigente cívico y director de la Corporación Amigos por Cali, Ramiro Santander, entró en diálogos con ambos sectores para llegar mañana a un acuerdo con la intervención de los concejales de la ciudad.

Mientras esto se da dice Cuéllar seguirán las actividades a medio ritmo con asambleas parciales en las seis galerías de Cali hasta que el municipio reconsidere la fijación de estos cánones que están por fuera de lo estipulado en la ley 56 de 1986 que regula las tarifas para este tipo de actividades.