Archivo

LAS PASTAS, DE ITALIA A LA MESA COLOMBIANA

La creencia generalizada de que las pastas engordan carece de fundamento. La realidad es que se trata de un alimento completo; contiene un 13 por ciento de proteínas, minerales y vitaminas del grupo B, cantidades apreciables de fibra e hidratos de carbono.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Son muy convenientes en la dieta de niños y ancianos; para aquellos como los deportistas que necesitan un aporte más inmediato de calorías son excelentes. Su fácil digestión las hace muy recomendables para todo tipo de dietas. Hay aromas especiales de cómo prepararlas, comerlas y servirlas.

**Se deben sumergir en el agua caliente lentamente, para que no se interrumpa el hervor del agua y debe mantenerse al punto de ebullición mientras dura la cocción.

**Cuando se habla de pasta Al dente es una típica expresión italiana que significa el punto justo de cocción de las pastas. Quiere decir que estas no deben quedar ni duras ni blandas, su consistencia debe ser media y al morderla no debe tener ningún punto blanco al centro.

**Las hierbas son excelentes para dar sabor a las pastas y las hacen más digestibles. El perejil les aporta vitaminas y minerales.

La albahaca es tónica y ayuda a combatir la fatiga. Si les adiciona orégano les estamos aportando propiedades diuréticas y tónicas.

**Es importante agregar aceite al agua en la que se cocinan para evitar que se peguen durante la cocción, escurrirlas inmediatamente y juagarlas en agua fría, preferiblemente cocinarlas y agregar las salsas para servir inmediatamente.

**Si desea cocinarlas con tiempo, puede cocinarlas hasta que al morderlas tengan un punto blanco en el centro, menos que al Dente y dejarlas hasta el momento de servir en agua con sal, calentar agua suficiente y agregar las pastas, escurrir inmediatamente y agregar la salsa deseada.

**La forma correcta de comer las pastas como tallarines, o spaghettis es: con un tenedor tomar una poca cantidad, manteniéndolo vertical hacerlo girar para enrollarla, se puede ayudar con una cuchara sostenida en la otra mano. Nunca se corta con el cuchillo.