Archivo

OCCIDENTE MUESTRA FUERZA Y DIPLOMACIA A LOS SERBIOS

Los países occidentales respondieron a los desafíos serbobosnios enviando importantes refuerzos militares, aunque prefieren la vía diplomática como alternativa para obtener la liberación de los 394 Cascos Azules y observadores de la ONU, retenidos como rehenes. (VER RECUADRO MAPA: ENVIAN REFUERZOS A YUGOSLAVIA).

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Anoche, los ministros de Relaciones Exteriores de los cinco países del Grupo de Contacto sobre Bosnia iniciaron una reunión de urgencia en La Haya para tratar de desbloquear la crisis.

El encuentro comenzó poco antes de las siete de la noche en la embajada de Francia, con presencia de Warren Christopher (Estados Unidos), Douglas Hurd (Gran Bretaña), Andrei Kozyrev (Rusia), Klaus Kinkel (Alemania) y Hervé de Charette (Francia).

Las cinco potencias reclamarían la liberación inmediata de los 394 rehenes de los serbobosnios y solicitarían el refuerzo de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (FUPRONU).

Los ministros intentarán también llegar a un acuerdo para solicitar al presidente serbio, Slobodan Milosevic, que reconozca las fronteras de Bosnia a cambio de suspender las sanciones decretadas contra Belgrado.

Según una fuente estadounidense, ya habría un acuerdo con Belgrado sobre las fórmulas de reconocimiento y sobre la lista de sanciones que serían suspendidas.

La reunión del Grupo de Contacto será seguida hoy por la reunión de los 16 cancilleres de la Alianza Atlántica (OTAN) en Noordwijk (Holanda).

Por su parte, las autoridades de Sarajevo mantuvieron ayer un Consejo de guerra en una base militar de Bosnia central.

Consejo de guerra Al término de dicho Consejo, el primer ministro bosnio, Haris Silajdzic, reclamó nuevos ataques aéreos de la OTAN contra los serbios, como respuesta al sangriento bombardeo del pasado jueves en Tuzla, donde murieron 67 personas, y a la muerte el domingo del canciller bosnio Irfan Ljubijankic, al ser abatido por los serbios de Croacia el helicóptero en el que viajaba.

Sin embargo, la intensa actividad diplomática estuvo acompañada por una demostración de fuerza de Occidente, en la que Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia anunciaban el envío de importantes refuerzos militares a la región.

Londres reaccionó vigorosamente tras la captura de 33 Cascos Azules británicos, y anunció para hoy la llegada de 1.200 hombres de refuerzo a Split (Croacia).

Cinco mil soldados más, miembros de unidades de intervención rápida, arribarán en las próximas tres semanas.

Estados Unidos, por su parte, reforzó su presencia militar en el mar Adriático con el envío de tres buques anfibios y dos mil infantes de marina, que se han unido al portaaviones estadounidense Theodore Roosevelt.

Entre tanto, Rusia renunció por el momento a enviar una misión ministerial ante los beligerantes en Bosnia.

Finalmente, la televisión serbo-bosnia mostró anoche imágenes de los rehenes británicos, tres de los cuales resultaron heridos en un accidente de tráfico según la versión oficial bosnia.