Archivo

DIVERTIRSE EN INGLÉS, EN CANADÁ

Qué tal comer, dormir, jugar voleibol, nadar y practicar cualquier cantidad de deportes y actividades durante tres o cuatro semanas sin pronunciar ni la letra J en español? (VER RECUADRO: COSTOS DEL VIAJE).

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Para cualquier ser humano que solo conozca este idioma debe ser aterrador, pero para alguien que desee aprender inglés, sobre todo si se trata de niños que están entre siete y 15 años de edad, es una experiencia emocionante.

Y no es para menos, sobre todo si se está en un lugar como Swallowdale, uno de los campamentos de verano de Canadá que aloja colombianos, mexicanos, estadounidenses, venezolanos, españoles... en fin, niños de distintas nacionalidades.

En este sitio la idea de conseguir amigos se conjuga con la de aprender inglés. Para ello los instructores, que en su mayoría son estudiantes universitarios canadienses, hablan todo el tiempo en este idioma. Así, los pequeños se ven obligados a entender y hacerse entender en inglés.

El programa incluye clases diarias de natación, deportes acuáticos como windsurfing y canotaje, voleibol, basquetbol, aeróbicos, tenis, golf y trabajo en madera y cerámica, entre otros.

Además, los niños pueden disfrutar de excursiones culturales y de interés turístico, como una fría visita a las Cataratas del Niágara.

Swallwdale queda cerca de Hunstville (Ontario) a dos horas de Toronto, la capital de Canadá.

También a dos horas de Toronto, pero en el norte, está ubicado otro de los campamentos de verano. Se trata de Lakefield. Este es un prestigioso colegio de Canadá fundado en 1879. Es tanto su prestigio que en él estudió el príncipe de Asturias.

Sus instalaciones son modernas y cómodas. Hay salones de música, danza y pintura. Además, cuenta con todos los elementos para practicar una gran variedad de deportes náuticos.

Los niños de 10 a 12 años de edad, para los que está dirigido este programa, toman diez horas semanales de inglés y algunas horas de teatro.

Más que aprender inglés Pero aquí no terminan las opciones para los niños colombianos que además de viajar quieren estudiar inglés. Otra alternativa importante la constituye el Erindale College University of Toronto, donde jóvenes de 8 a 17 años de edad pueden aprender este idioma en tres o cuatro semanas.

Este campamento, ubicado a las afueras de Mississauga, ofrece 15 horas semanales de inglés, visitas culturales y excursiones a las Cataratas del Niágara, Toronto Island y a un parque de diversiones.

La práctica de deportes como natación, voleibol, tenis y béisbol también es muy importante en Erindale.

En cuanto al alojamiento, los jóvenes estudiantes pueden hospedarse en habitaciones sencillas o dobles, y los más grandes pueden vivir durante esta temporada en pequeñas casas para cuatro o seis personas.

Este lugar tiene un programa paralelo para padres y madres que viajan con sus hijos. Para ellos se destinan diez horas semanales de clases de inglés.

Finalmente, el Ridley College, un instituto conocido por sus instalaciones y alto nivel académico, también ofrece cursos de verano.

Allí los estudiantes pueden hacer uso de salones para música, danza, pintura, fotografía, cerámica y sistemas. Incluso cuentan con teatro, uno de los mejores de la zona.

Quienes cursan su año académico en este lugar aseguran que su preparación es de las mejores, entre otras cosas porque estudian desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche. Los sábados tienen clase hasta las 4 de la tarde.

Este viaje fue realizado por invitación de Educamos Viajando.

En Toronto, y cerca a esta ciudad, existen cuatro campos de verano que ofrecen a niños y jóvenes de todo el mundo la posibilidad de aprender inglés, hacer deporte, excursiones y visitas culturales.