Archivo

RESOLUCIÓN ÚNICA PARTE I

La semana pasada, la Sala General de la Superintendencia de Valores expidió la Resolución 400 de mayo 22 de 1995. Este organismo tiene como funciones la intervención en el mercado público de valores y la fijación de las reglas de operación de quienes intervienen en el mercado.

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Entre estas funciones están señalar los requisitos que deben observarse para que los valores puedan ser inscritos y negociados en las bolsas, adoptar los criterios generales para determinar las transacciones que obligatoriamente deben realizarse a través de las bolsas, establecer las reglas de oferta pública de valores, determinar el capital mínimo de las Bolsas de Valores y sus accionistas y en general todo lo relacionado con el objeto social de las firmas comisionistas de bolsa. En este orden de ideas, el organismo en mención procura, con la expedición de esta norma, unificar las regulaciones expedidas en los últimos años, con respecto a las funciones descritas.

La resolución consta de una primera parte, referente al Registro Nacional de Valores e Intermediarios (RNVI) y el régimen de oferta pública, y una segunda que trata de las entidades vigiladas por la Superintendencia. La primera parte de este análisis pretende examinar algunos de los cambios introducidos por esta norma a la Resolución 1447 de diciembre de 1994.

Una de las modificaciones fundamentales consiste en que para inscribir un título en el RNVI es necesario que dichos valores se pretendan ofertar públicamente o se vayan a negociar en bolsa. Anteriormente un título podía inscribirse y no ser objeto de oferta o de negociación bursátil. Por otra parte, la cancelación de la inscripción de títulos se consagra de manera especial, previendo dicha cancelación cuando se presente alguna de estas cuatro situaciones: 1. Acciones inscritas en bolsa que no se hubieren transado durante el último año, a menos que la sociedad tenga más de 500 accionistas, o haya ocurrido una privatización. 2. Cuando estas no hayan sido ofrecidas públicamente durante dos años, a menos que tenga más de 500 accionistas. 3. Cuando expire el plazo de los títulos en circulación, excepto cuando el Superintendente lo estime inconveniente. 4. Cuando se liquide el Emisor. Para que la cancelación opere, la Superintendencia requerirá al Emisor con cuatro meses de anticipación. Si la cancelación se ha llevado a cabo por alguno de los motivos expuestos, esta no podrá ser inscrita nuevamente antes de dos años.

En cuanto a los derechos de participación de los fondos de valores cerrados, la Resolución 400 hace alusión expresa a la obligatoriedad de la inscripción de los mismos.

Para los títulos emitidos por entidades públicas, la norma elimina el requisito de presentar un estudio de mercado de los títulos. Por otra parte, para los valores emitidos por gobiernos extranjeros o por entidades públicas extranjeras con garantía de su gobierno, o por organismos multilaterales de crédito y entidades extranjeras, se elimina el requisito de que los papeles deban ser obligatoriamente al portador. Lo anterior puede considerarse un mecanismo extra de seguridad en la circulación de los valores, pero restringe un poco la operación bursátil.

En relación con la actualización del registro se incluye la obligatoriedad de presentar en los informes trimestrales (de diciembre y junio) la consolidación de estados financieros, ordenada por al circular 007 de 1995. Dentro de los requerimientos de información eventual, la Resolución 1447 traía una enumeración, dejando, por ahora, al criterio del Emisor lo que considere como eventos de este tipo. Por otra parte, se le atribuyó al representante legal del Emisor, además del revisor fiscal, la responsabilidad por omisiones en el envío de información.

Entre los cambios también se destaca la regulación especial que se hace sobre los requisitos para el registro de intermediarios de valores, tanto de personas naturales como jurídicas, y de las sociedades calificadoras de valores.

En el título segundo sobre oferta pública de valores, el primer cambio sustancial consiste en el régimen de inscripción anticipada , mecanismo por medio del cual la Superintendencia permite inscribir títulos, durante el término de dos años, así no se vaya a realizar inmediatamente la oferta pública de los valores preinscritos. Lo anterior está basado en el concepto de shelf registration , utilizado en los mercados internacionales, el cual permite a los emisores llevar a cabo las emisiones en el momento apropiado de acuerdo con las condiciones financieras de la compañía y del mercado.

La expedición de esa resolución se convierte en un importante aporte al desarrollo del mercado público de valores. La próxima semana continuaremos con el análisis de los principales cambios y novedades de la Resolución 400.