Archivo

LA PAZ

La embestida de los subversivos, es exactamente eso. La acometida de un toro herido para alcanzar al torero. Anunciados como están los ataques, secuestros y asesinatos en todo el país para amedrentar a las autoridades, no se puede negar que ello crea serias dificultades a quienes trabajan por conseguir la concordia nacional. El puente festivo lo aprovecharon para volar oleoductos, dar muerte a soldados, oficiales y policías, cometer secuestros y cebarse, en una jornada que debía ser de alegría, para convertirla en otra de dolor y de sangre.

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

No vamos a negar que son trabas colocadas intencional o con fines diferentes de aquellos que laboran por la paz. Difícil tarea es lograrla y los subversivos, con estos actos, parecen decir no con la cabeza, cuando con la lengua proponen fórmulas y expresan actitudes de paz.