Archivo

LA VIDA DE LOS POBRES ES UN CIRCO

La lucha de un empresario circense por ganarse el sustento diario. Si le sale comprador, vende el circo por diez millones de pesos. Bajo su carpa, seis polifacéticos artistas recorren los sectores rurales llevando diversión a los humildes.

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Y el lleno fue total. Hubo un ligero sobrecupo. En las graderías no cabía un alfiler.

Los niños, jóvenes y adultos, todos, reían a mandíbula batiente y frenéticamente aplaudían a los artistas.

El debut del Circo Estrellas de Puerto Rico en la vereda Las Caleras, del municipio de Nobsa, el pasado 13 de mayo, fue un suceso.

Respondió la gente , fue el comentario de satisfacción que hizo el empresario.

Helen, la diosa del fuego , los payasos Pastillita , Cha-cha-chá y Plumita y los lanza cuchillos Los Latin Brothers , hicieron las delicias del respetable durante la hora y media que duró la función.

En la tarde del jueves 11 de mayo, procedente del municipio de Siachoque, llegó a la vereda Las Caleras un pesado camión. Por el trasteo el dueño del camión cobró 50 mil pesos. Al poco tiempo se regó la bola: -Llegó el circo! . La noticia se regó por el caserío. Y, efectivamente, en la mañana del viernes, empezó el montaje. A las seis de la tarde estaba instalada una pequeña carpa, por cierto nueva, reluciente.

El sábado el perifoneo fue incesante, a través de un viejo equipo de sonido: -Atención!, -Atención!, llegó el Circo Estrellas de Puerto Rico a esta simpática, culta, bella y hospitalaria vereda, invitándolos a partir de las ocho de la noche a nuestra primera función de gala. Hoy, gran debut del Circo Estrellas de Puerto Rico, en la vereda Las Caleras, del próspero municipio de Nobsa. Precios populares .

Los niños estaban dichosos. Los mayores también, pues era la primera vez que un circo se presentaba en su vereda. Todos estaban ansiosos de que llegara la hora de la función.

Y a las ocho en punto se inició el espectáculo con este saludo enviado por un encubierto locutor instalado detrás de unas cortinas: Buenas noches respetable público, damas, caballeros, niños. Ahora iniciamos nuestra función, esperando que el espectáculo sea del completo agrado de cada uno de ustedes. Con sus aplausos premiarán el trabajo de nuestros artistas y sus carcajadas, amplias y espontáneas, estimularán a los señores payasos. Circo: -adelante! .

Los niños entraron con una boleta de 800 pesos y los adultos pagaron mil pesos. El palco, con capacidad para 70 espectadores, estaba totalmente colmado. No había lugar para otra persona más.

Por la recuperación Al ver la respuesta del público, el empresario confirmó lo que ha sido su propia filosofía: No todo es fracaso en la vida si la fe está viva .

Ante los golpes y las caídas, Roberto Rodríguez Osorio sabe que, mientras haya vida, siempre hay esperanza, hay una oportunidad para levantarse.

Rodríguez Osorio, oriundo de La Mesa (Cundinamarca), con 38 años viviendo bajo las carpas de los circos, busca recuperarse de un fracaso económico y, de paso, evitar la muerte del circo colombiano.

Démosle las gracias a los señores mejicanos, que se nos metieron y acabaron con los empresarios colombianos y el Gobierno no ha dicho nada sobre eso . dijo el otrora trapecista y acróbata, que a sus 48 años de edad, además de ser el dueño del Circo Estrellas de Puerto Rico, participa en el montaje, en la venta de boletas y actúa en los diálogos con los payasos, pues su abultada barriga ya no le permite desempeñar ningún otro papel en la pista.

Rodríguez Osorio señaló que los dueños de los circos mejicanos, con todo su poder económico entraron libremente, con el beneplácito del gobierno central, y desplazaron a los circos colombianos, arruinando a empresarios colombianos y cerrándole la oportunidad de trabajo a muchos artistas nacionales.

A este empresario le agrada trabajar en los pequeños caseríos de Boyacá y Casanare, por su gente, que es respetuosa de nuestro trabajo y lo sabe apoyar .

El circo por dentro Un circo instalado en las afueras de una cabecera municipal, donde no hay mucha población, no resulta muy lógico ni un hecho común. Este se instaló sobre la autopista Duitama-Belencito, en la vereda Las Caleras.

En la respuesta de los habitantes de ese caserío puso su fe Roberto Rodríguez Osorio. Y lo hizo porque, además, le gusta trabajar los caseríos pequeños: Me gusta divertir a la gente humilde, a la gente noble, a la clase media, a donde la alegría del circo jamás llega .

En Las Caleras permaneció hasta el pasado miércoles, solo seis días duró su presentación. En este fin de semana estará en otro pequeño poblado. No le interesan las ciudades porque sus habitantes solo respaldan al extranjero.

Ese es el destino del Circo Estrellas de Puerto Rico, ir por las veredas y caseríos del país con sus trapecistas, malabaristas, acróbatas, magos, brujos, excéntricos, fonomímicos, declamadores, lanzadores de puñales, antorchistas, faquiristas y payasos, toda una gama de actividades que están a cargo únicamente de seis personas. Por ejemplo, La diosa del fuego , Rosa Helena Cerinza, de 26 años, una morena oriunda de Chita (Boyacá), cuyo físico -pasada en kilos y de baja estatura- está muy lejos del atractivo y escultural de las hermosas mujeres de los grandes circos, dejó su trabajo en casas de familia y hace dos años ingresó al circo. Ella, además de ser la compañera del empresario, se desempeña como El submarino humano y la come fuego .

El payaso Plumita , José Bernardo, nacido en Vélez (Santander), el más nuevo del grupo -hace 40 días llegó- da sus primeros pasos en la pista. Su aspiración es ser trapecista y lanzador de puñales. Mientras tanto, es el que más trabaja en la instalación y desmonte de la carpa.

Pastillita , un hombre de 26 años de edad y 20 de vida artística, es, además de payaso, trapecista, malabarista y lanzador de puñales. En este último acto, con su esposa Rayito de Luna , hacen la pareja de Los Latin Brothers . Ella, con varios meses de embarazo, es el blanco sobre el cual su marido lanza los puñales, que por cierto en la noche del debut en Las Caleras no estuvo muy acertado, provocando algunos alaridos de preocupación entre la concurrencia. La hija de este matrimonio, Jessica Maira, de tan solo año y medio, es la equilibrista. Se anuncia como la atracción, pero pocas veces actúa porque a la hora que le toca salir a la pista generalmente está durmiendo.

Cha-cha-chá , payaso, malabarista, excéntrico, es un veterano hombre de circo.

Estos polifacéticos artistas son los encargados de hacer todo el espectáculo y, además, se van turnando en el trabajo de taquilleros, a medida que avanza la función.

Este elenco vive como una familia. Viven en pequeñas carpas o camerinos y entre ellos mismos se van rotando la preparación de los alimentos.

Humildes, pero cumplidos Rodríguez Osorio, que a los siete años de edad se inició como trapecista en el nacional Arellys, no admite que se diga que su circo es pobre: No, nadie somos pobres en este mundo. De pronto sí de escasos recursos, pero no pobres. Pobres, para mi, ya es otra cosa diferente. Pobre puede ser también un rico .

- Bueno, pero +si es un circo humilde? Humilde sí, pero muy responsable en sus compromisos .

-+Por qué el nombre Estrellas de Puerto Rico? Yo estuve en Puerto Rico en una ocasión con un circo y me gustó ese país y de ahí nació el nombre para mi circo .

-+Cuánto paga por el arriendo del lote donde instaló su circo? Sinceramente no se, porque el señor que me lo cedió me dijo: si le va bien me paga alguna cosa y si no no hay ningún problema .

- Vemos que está estrenando carpa, +cuánto le costo? Si, hace 15 días la estrené. Prácticamente me salió por seis millones y medio de pesos. Estoy haciendo otra parte para poder instalar una carpa más grande. Con la carpa nueva, que me puede salir por doce millones de pesos, el circo quedará con capacidad para 120 espectadores. Aquí en la vereda Las Caleras, con esta carpa, el cupo es para 70 personas.

- +Usted mismo hace las carpas? Si, yo aprendí a hacerlas, pero no para negocio sino para mi trabajo .

De regreso a la carpa Roberto Rodríguez hace doce años era dueño de un circo más grande, pero hace tres años empezó de nuevo, luego de un duro revés económico y familiar que sufrió.

Se niega a contar detalles de su fracaso, apenas comenta que eso es reserva del sumario .

Dice que su recuperación es lenta y apenas consigue para sobrevivir.

A Rodríguez Osorio le preguntamos cuál si el circo como espectáculo se está acabando, y nos respondió: Veo que se está muriendo porque se está acabando la ética profesional. El artista de circo ha muerto un poco, por causa del desplazamiento de los circos mejicanos. Pero el interés nuestro es no dejarlo morir. Vamos a seguir adelante .

- +Entonces es muy difícil conseguir artistas para el circo? Hoy es muy difícil, este personal es muy escaso. En el caso mío, como cargo con poquita gente, yo busco dos de por fuera, costosos pero buenos. Esto lo hago para que el arte no se desprestiguie, no se vaya atrás, sino que siga siempre adelante .

-+Cuánto tiempo más espera estar con el circo? Pues no se, de pronto me sale un negocio, lo vendo y monto otro. Bueno, la verdad, no se. Incluso espero terminar la carpa que estoy haciendo. Si alguien desea que se lo arriende para fiestas infantiles o para actividades empresariales, está a la orden. El circo, con la carpa pequeña que hoy tiene, vale unos diez millones de pesos. Ahora tengo el deseo de comprarme un camioncito .

Roberto Rodríguez dice que añora sus tiempos de pista porque sinceramente en esa época era bueno, realmente se vivía del circo, el circo daba mucha plata, al público le gustaba, llegaba a la carpa, hoy no . Sin embargo, no cree que llegue a alejarse del circo porque éste es su pasión, su vida, su lucha, su futuro. Dejar morir el circo es matarle la sonrisa a la vida , dijo.