Archivo

VIVIENDA ESTRECHA

Bajo el nombre El síndrome de la vivienda , se trató en forma reciente en una revista de primera circulación, algunos aspectos de la obra del pediatra Patología de la liberación femenina , escrita por Jairo Villegas. Esto viene perfectamente al hilo con el artículo El Retorno , de la columnista de Llano 7 días, Clara Serrano, en la pasada edición.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Se está presentando indudablemente una nueva inmigración hacia el Llano de personas del interior del país y de llaneros que habían emigrado antes, en parte impulsada por la expectativa de una nueva bonanza -no marimbera ni coquera- en esta región, sino en la posibilidad de un boom tipo Melgar o Girardot, principalmente turístico en su origen, con motivo, en dos años, de la vía al Llano 90 minutos. Este boom que se anticipa, tendría efectos en la finca raíz urbana y rural, en le renglón de servicios, transporte y otros.

Sin embargo, lo que se ve en el fondo más que una inen general migración raizal o retorno a la tierra, que comenta Clara Serrano, aunque ésta se dé, es el deterioro tal vez definitivo de muchas de las condiciones de vida en las grandes ciudades y en especial Bogotá, que es nuestra mas cercana y la que mas ha sufrido y se eriosona.

En el libro citado de este premio de la Academia Nacional de Medicina 1991 el pediatra manizalita Jairo Villegas Mejía, se tratan temas fantásticos, de los cambios que se vienen produciendo.

Se están presentando por factores económicos, sociales y culturales inmensas transformaciones en nuestra sociedad: el síndrome de la madre trabajadora, el síndrome del pastito feo (embarazos no buscados en las adolescentes y empleadas), al estrés de la gran ciudad, la destrucción del hogar por abandono, la mujer trabajadora, el niño sin afecto, el niño de nuevo estilo en guardería y sus consecuencias, el síndrome endémico de la depresión, la desnatalización causada por problemas económicos múltiples, el síndrome de la vida rauda y el subsíndrome de la vivienda estrecha, son muchos de los temas desarrollados por este premio nacional de medicina en su obra, que no hay lugar a analizar en este artículo.

La dispersión se ha ido incrementando con la tendencia a disminuir el tamaño de la vivienda, lo que da como colorario la agresividad y el paradójico resultado de que mientras más pequeña sea una vivienda, mayor será la separación de padres e hijos. Visitar proyectos nuevos en Bogotá a precios astronómicos y en los cuales se ofrecen tres alcobas, cocina, etc,; en viviendas en que no caben los muebles y en que toca entrar y andar de lado, es ya casi usual en la gran capital.

Proyectos de 100 metros mínimo, que sería apenas lo decoroso para una familia, es decir, tres alcobas, pequeño estudio y dos o tres baños y cocina integral, ya pasan en barrios de clase media alta (empleados) de los 90 millones de pesos y eso barato.

+Cómo puede un matrimonio joven aspirar a ésto?. Es lógico que ya joven no puede, es decir que dos profesionales médicos por mencionar la aspiración de los abuelos, en profesiones que se creen buenas económicamente, no tiene capacidad de pago ni adquisión para esto. De ahí el notable deterioro de la cartera de las corporaciones y la crisis moral y de valores que se ve.

En el Llano aún hay vivienda a mitad de precio de similar en Bogotá y las condiciones económicas hacia el futuro son mejores.

No en vano -con agua o sin agua- Villavicencio es la ciudad de Colombia con mejores proyecciones de crecimiento sostenido hacia el futuro. La inmigración que se presenta o retorno también es hija de eso: los movimientos sociales expulsan a unos, otros atraen.