Archivo

EL MERCADO DE DEUDA ESPERA ANSIOSO LOS DATOS ECONÓMICOS

Para el mercado de deuda de Estados Unidos, con el informe de la situación del empleo en EE.UU. ha llegado el momento de la verdad. Ahora los inversores se enterarán si su última racha de compra de bonos fue guiada por una premonición o si careció de fundamento.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Durante todo el mes, los inversores se han lanzado de cabeza a valores del Tesoro de EE.UU. en una apuesta a que la debilidad económica de abril es el comienzo de una larga desaceleración en EE.UU. El informe del viernes sobre el empleo dará a los agentes el primer informe oficial del gobierno sobre si el malestar económico continuó o no durante mayo.

Algunos analistas sostienen que el mercado de deuda necesitaría un crecimiento de menos de 100.000 empleos no agrícolas durante mayo para que se prolongue el alza de la deuda. Esta cifra sería mucho menor que los pronósticos actuales que prevén un aumento de cerca de 175.000 empleos durante el mes. La nómina no agrícola de abril cayó en 9.000 empleos, lo que ayudó a iniciar el alza de los bonos de mayo.

Grandes ganancias La compra de deuda ha sido tan feroz que desde el primero de mayo alguien que tuviera un bono del Tesoro a 30 años por valor de US$1.000 disfruta de una ganancia de US$78. Los precios de los bonos del Tesoro perdieron un poco de terreno el viernes en una sesión reducida debido al inicio de un largo feriado en EE.UU. El precio del bono de referencia a 30 años cayó más de 0,375 puntos, o un poco más de US$3,75 para un bono con un valor nominal de US$1.000. Pero durante la semana el bono subió unos 2,25 puntos, con un rendimiento de menos de 6,75%, en comparación con el 6,92% de hace una semana.

Sin embargo, si la debilidad económica de abril resulta arbitraria, los inversores podrían sufrir una paliza, posibilidad que no se descarta.

Los analistas señalan que a excepción de las flojas estadísticas económicas de abril, hay muy pocas pruebas concretas de que exista un malestar económico sostenido. Pocos economistas pronostican una recesión. De hecho, muchos dicen que la economía recuperará fuerzas a medida que avance el año, con una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto del 2,5%.

Lo que es más, los precios de las materias primas más importantes, como el papel y el algodón, han seguido al alza, lo que representa una muestra de la fuerte demanda industrial. Las inundaciones en la región central de EE.UU. podrían hacer subir los precios de los alimentos y quizás conducir a una mayor inflación, mala noticia para el precio de la deuda.

Estamos llegando al fondo en los márgenes de rendimiento, declaró Geoffrey Bell, presidente de la consultora Geoffrey Bell & Co, a menos que EE.UU. se dirija a una recesión, lo que según Bell, no es el caso. Mi panorama es una economía con un crecimiento relativamente lento en un ámbito deflacionario. De ser ese el caso, la tasa de inflación no será mayor del 3% , lo que implica un rendimiento del bono a largo plazo cercano al 7%.

Bell agrega: Sencillamente creo que estamos en peligro de llevar esta alza] demasiado lejos. Me intriga por qué nos deprimimos tanto por la economía. Una economía floja es buena para los bonos porque mantiene baja la inflación, enemiga mortal de los inversores en renta fija.

Cifras importantes En este contexto, las cifras del viernes] van a ser muy importantes declaró Barbara Kenworthy, administradora de inversiones de renta fija a cargo de una cartera de US$600 millones de Prudential Investments Advisors, de Nueva Jersey.

La encuesta de mayo de la Asociación Nacional de Directores de Compras, que se espera para el jueves por la mañana, también se analizará con detenimiento. Este informe se considera una buena medida para determinar la salud del sector industrial del país, en especial para las tendencias de precios y la acumulación de inventarios.

Pero la mayoría concuerda en que sería necesario que los indicadores mostraran cifras muy débiles para que suba el mercado de deuda.

Independientemente de las cifras de mayo, muchos inversores como Kenworthy estarán felices de que haya terminado la espera.

La reacción más visceral es vender a estos niveles] y esperar a ver las cifras del viernes], pero la realidad es que cada vez que uno ha hecho esto últimamente, ha terminado quemado .

(Ver gráfica de evolución de deuda)