Archivo

DE PREPRARADOR A HÉROE

Una mezcla entre la experiencia y la sapiencia es lo que le permite al orientador de Lanceros estar en la final de la Copa Concasa. Es un profesional de la Educación Física que define al fútbol como es un juego y no una guerra.

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Con su humilde personalidad, propia de quien ha pasado la mayoría de su vida calzando unos guayos y corriendo de costado a costado una cancha de fútbol, exhibiendo la elegancia de manejar con los pies un balón y, como todo buen maestro, enseñando su experiencia a quienes le siguen, entra a engrosar las filas de los grandes técnicos del futbol, Ernesto Raúl Castelblanco. Lo hace a la vanguardia de Lanceros Boyacá.

La experiencia se conjugó con la sapiencia y marcó historia en el balompié de la Copa Concasa. Raúl Castelblanco recibió a Lanceros cuando se hallaban el último lugar del grupo B de la Copa Concasa. Luego lo llevó con un invicto de ocho partidos, a un segundo lugar, antes de llegar al exagonal final. Ganó y desalojó a los llamados grandes como Santa Rosa de Cabal y al mismo Independiente Popayán. Goleó cinco a cero a Fiorentina Girardot. Llega a la final con una bonificación de 0.50.

Eso no es todo, darse el lujo reempalzar al famoso jugador y técnico del balompie Nelson Abadía no es cosa fácil, y mucho menos demostrar que se es mejor. El amor por el fútbol lo permitió. Por eso Casteblanco es un héroe, porque tiene su equipo ahí, en la final, luchando por poner el pie sobre el escalón que lo sube a la primera A del fútbol rentado nacional, Copa Mustang.

Al lado de los grandes El técnico de Lanceros, Raúl castelblanco, nació en Bogotá, a donde llegó su padre después de dejar Jenesano (Boyacá), buscando un futuro mejor para sus hijos y soñado con que uno de ellos, algún día, llegara al Santafé. Por eso bautizó a uno de ellos Ernesto Raúl, emulando el nombre de pila de la famosa estrella de la época del dorado, Néstor Raúl Rossi. Ese sueño se hizo realidad en l974. Raúl en el conjunto cachaco comenzó como puntero izquierdo y terminó como marcador izquierdo. También militó durante un año en Millonarios.

A Santafé le debo todo, mis conocimientos, mi título como licenciado en Educación Física de la Universidad Pedagógica y... muchas cosas más , explicó con orgullo Raúl Casteblanco. Al ser interrogado sobre su experiencia como futbolista, preparador físico y asesor técnico, recordó los nombres de los Diego Humaña (América) Cachaco Rodríguez (selección Panamá), Moisés Pachón (Cúcuta), Héctor Javier Céspedes (Cóndor), o el mejor preparador físico de Latinoamérica, así calificó al uruguayo Esteban Gesto, entro otros.

Desde el mes de marzo Ernesto Raúl le devolvió la alegría a los boyacenses que gustan del fútbol. Les devolvió la seguridad que había sido arrebatada, inconscientemente, por Nelson Abadía. Así como es con sus hijos (Raúl y Adriana Angélica), es con sus muchachos futbolistas. Como jugador que fuí, tengo la experiencia de tratar a los muchachos como trabajadores del fútbol y como humanos afirmó el técnico de Lanceros quien definió al fútbol como un juego que siempre es el mismo, un juego y no una guerra .

En cuanto al exagonal que comienza el 2l de mayo afirmó que se la jugará toda, que lo hará por Boyacá y que lo dejará todo en el terreno de juego. Este domingo 21, Boyacá por primera vez en la historia viajará hasta la costa atlántica para enfrentar su primer compromiso del exagonal frente al Real Cartagena. Luego recibirá en casa al Unicosta y al Bucaramanga.