Archivo

LOS PRONÓSTICOS SE LAS VEN DIFÍCIL ANTE LAS OSCILACIONES BURSÁTILES

Los adivinos están a toda marcha. El mercado de valores de Estados Unidos no ha sido el mismo desde la caída de 82 puntos del Promedio Industrial Dow Jones el 18 de mayo, y la montaña rusa de la semana pasada, que culminó con una baja de 43,23 puntos el viernes, no ayudó a mejorar las cosas.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Como resultado, ahora los analistas andan a las carreras para afinar sus instrumentos de cálculos para poder emitir su opinión sobre la interrogante clave: cuándo comenzará la corrección y qué tan grave será? Las herramientas que utilizan van desde medidas tradicionales que han probado ser por lo menos algo útiles, hasta algunas considerablemente más novedosas. El inversor individual puede usar muchas de ellas con facilidad.

Ralph Bloch, estratega de mercado de Raymond James & Associates, de St. Petersburg, Florida, busca un patrón que algunos llaman la coyuntura de la doble caída . Examina el rendimiento del mercado tras una baja marcada inicial, como la venta generalizada del 18 de mayo. Si los precios no alcanzan niveles récord tras una caída como ésa, o si el volumen negociado comienza a bajar, o si antiguos líderes de mercado comienzan a retroceder, cuidado! La acción de la semana pasada fue algo reconfortante, dice. Las acciones de las empresas tecnológicas, líderes del alza actual, tuvieron un rendimiento extraordinariamente bueno durante la mayor parte de la semana antes de caer el viernes. El Promedio Industrial Dow Jones alcanzó otro récord, aunque sólo por dos puntos, y los días en que los precios aumentaron bastante tuvieron un gran volumen de transacciones.

El escepticismo Me siento tranquilo de que no vamos a tener una corrección importante , dice Bloch. La venta del viernes ratificó su posición, ya que vio pruebas de que los inversores vendían a corto. La venta a corto es una apuesta a que el precio de las acciones caerá, pero si en su lugar aumenta, el inversor tiene que luchar por reducir sus pérdidas y volver a comprar las acciones, con lo que su precio aumenta aún más. Este patrón de alto nivel de escepticismo me tranquiliza , dice Bloch, refiriéndose a la actividad del viernes pasado.

Robert Stovall, presidente de Stovall/Twenty-First Advisers, gestora de dinero, busca señales de advertencia, pero en lugar de mirar a Wall Street se fija en la economía de EE.UU. en general. Cree que la próxima corrección de la bolsa vendrá acompañada de una aguda caída del crecimiento económico y ya comienza a notar pruebas de ello.

Lo que el inversor promedio puede seguir son las pruebas anecdóticas , explica Stovall. Busca señales como un mayor número de carteles de Se alquila o Se vende en edificios y negocios.

Hay que tener cuidado cuando Disney World dice que tiene el número de visitantes habitual, pero que gastan menos , advierte, y menciona que el principal economista de la industria aeronáutica pronostica un crecimiento anémico de sus viajes para los próximos meses y los analistas del sector de hotelería han reducido sus proyecciones de ganancias.

Eso es suficiente para sugerir que puede darse una corrección en cualquier momento, señala. Estamos esperando un catalizador , advierte. Todo lo que necesitamos es que Irán diga Vamos a modificar las exportaciones de petróleo , o que Jack Welch presidente de General Electric] diga: Oigan, estamos en una recesión, reduzcamos nuestras proyecciones de ganancias . Con eso basta .

Los inversores, agrega, ya deberían quitar parte de su dinero de la bolsa y colocarlo en letras del Tesoro de EE.UU. a corto plazo. Hace falta coraje para vender en el punto alto de un alza, pero eso es lo que deberían hacer , dice.

Señal de advertencia Para algunos analistas, saber hacia dónde no hay que mirar es igual de importante. Una señal de advertencia que se cita con frecuencia _el bajo rendimiento de los dividendos bursátiles del 2,6%_ no merece mucha atención para analistas como Abby Cohen, de Goldman Sachs.

Ha habido un cambio en la forma en que los analistas abordan los dividendos , dice Cohen. Algunos tienen cosas mejores que hacer con su dinero , como recomprar acciones o comprar acciones de otras compañías para ampliar su participación en el mercado o ingresar a nuevos mercados. Sugiere que los inversores se concentren en si una compañía puede pagar dividendos a partir de sus activos en efectivo y flujo de caja, en lugar de averiguar si desea pagarlo.

Hace poco, Goldman redujo su recomendación sobre la asignación de activos en bolsa del 75% al 60%, no tanto porque tema una corrección, sino porque cree que los precios de las acciones no subirán tan rápido como en los últimos tiempos.

(Ver gráfica de comportamiento diario de la bolsa)