Archivo

LOS POLI-RÍTMICOS DEL COCUY

Con esta vida tan difícil, también es empresa cantarle a la vida y al amor para ganarse unos pesitos. Javier Pérez Quintero, egresado en administración de empresas de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Uptc, agrupó a sus familiares y los puso a cantar y tocar al estilo de los Poli-rítmicos del Cocuy.

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Para Pérez Quintero, la organización de la empresa musical tuvo como principio las dificultades de la mayoría de los profesionales de hoy: el desempleo. Muchas ideas le bailaron en la cabeza antes de concluir que si se trabajaba ordenadamente y se proyectaba la música como profesión, ésta podía ser la solución.

Desde hace cinco años trabajan con la música y han resuelto, en parte, el pentagrama del desempleo. Desde hace año y medio se constituyeron en empresa cultural y artística.

Aunque ser famosos cuesta, ellos se han preparado para ese periplo, y esperan que con el tiempo sus ingresos, por la música, les de para vivir holgadamente.

Por ahora, apenas, es la forma de compartir las horas libres. Pero no es que sea muy rentable. Han redoblado esfuerzos y adelantan una campaña para hacerse conocer en el país y obtener contratos que respondan a sus expectativas: ingresos como cualquier profesional.

Sin embargo, las dificultades económicas por las que atraviesa cualquier empresario principiante se han superado. Y nada impedirá hacer realidad sus proyectos. Contra viento y marea luchan para que casas comerciales los apoyen en sus grabaciones.

Vena de los Pérez Quintero Cinco hermanos, un sobrino y dos amigos, conforman la agrupación musical Los Poli-rítmicos. Interpretan música carranguera, vallenato en guitarra y rancheras. Además la música de Jorge Ariza (instrumental en requinto). De su actividad multifacética tomaron el nombre de poli-rítmicos.

La familia, hereda de padres a hijos, la vena artística. Su sangre está llena de notas musicales. Es innato en ellos la música. Desde muy temprana edad aprenden a interpretar los instrumentos que han ido perfeccionado a través del tiempo. Realizan cursos de capacitación en pro de su perfeccionamiento y profesionalización.

En diciembre de 1993 grabaron su primer disco larga duración de música carranguera. Los secretos de mi tierra , canción incluida, fue todo un éxito; en ella se habla de las provincias de Norte y Gutiérrez de Boyacá. Su autor es Valdimiro Pérez Quintero. Otras composiciones en su primer acetato son: el meneaito carranguero y las lenguas ponsoñeras.

Esta primera experiencia de la grabación en el acetato, fue un esfuerzo personal. Cada uno de los integrantes puso de su bolsillo para pagar los costos del estudio y la impresión de la carátula.

Tienen en proyecto grabar un larga duración de rancheras tradicionales, de Darío Gómez, música del despecho, y temas propios. Ven en las rancheras una importante salida comercial, por ello, este tipo de música, es la base de sus presentaciones y será la de sus posibles grabaciones.

Esto no quiere decir que dejen de lado las canciones carrangueras, muy acendradas en el pueblo boyacense. Javier Pérez, dijo que a esta música la impulsarán lo más que puedan. También, pensamos grabar vallenatos de nuestra propia inspiración, en cuerda . Otro de sus proyectos es rescatar la parte turística, como el nevado del Cocuy, Chita y Gicán, y la artística y cultural de los pueblos del norte y gutiérrez.

Javier Pérez llama la atención del gobierno para que patrocine grupos como Los Poli-rítmicos, y así rescatar los valores del departamento, promocionándolos a nivel nacional e internacional. Recuerda que es precisamente un boyacense, Jorge Veloza, quien busca rescatar la música carranguera, pero dentro del departamento no se han superado los obstáculos que demuestren que es nuestra .

El hijo del arriero En honor a su padre, quien les enseñó la música y el trabajo de la arriería, compusieron el hijo del arriero .

En Boyacá ha existido la tradición del arriero (arriar mulas). Por eso, Darío Pérez, autor del tema, se inspiró en el pasado de su padre, José Mesías Pérez, quien transportaba sal a lomo de mula desde las salinas de Casanare hacia municipios, como El Cocuy y El Espino.

Con base en las experiencias de su padre escribió la canción que hace referencia a los viajes de tres y cuatro días que hacían. Tenían que llevar el avío en una mochila (cuajada, panela, arepa). Representaba los tres golpes de las comidas del día.

La letra de la canción dice que no tenía plata para pagar el estudio de sus hijos, pero que tal vez alguno de sus muchachos sería bueno para cantar, y ahí nos tienen alegrando penas, y de carrangueros con Los Poli-rítmicos. Nos sentimos orgullosos. Salimos con la frente en alto sin pena de ser los hijos del arriero , dijo Javier.

Director general: Marco Fidel Pérez Quintero. La inspiracion y composición de letra y música de las canciones está a cargo de los Pérez Quintero. Marco Fidel, toca el requinto; Carlos Julio, hace la percusión; Valdimiro y Javier Pérez, junto con Julio César Lizarazo, interpretan el tiple. Darío Pérez, interpreta la guacharaca y es la primera voz del grupo; Julio Ramiro Daza Pérez, interpreta el bajo. Marcelino Martín, es el animador.

Combinan en sus presentaciones, la música con la copla boyacense y el chiste, que es otro de los ingredientes o valores de la idiosincracia boyacense.

Han participado en el programa de televisión (cadena A y tres) Estampas Juveniles. Han actuado en la casa Jorge Villamil, en Bogotá; en el programa El Tren de la Cultura, realizado por la Casa de la Cultura de Cundinamarca. Participaron en el Aguinaldo Boyacense; invitados de la cadena básica de Caracol, y en los programas de tardes culturales, que realizó José Santos Sanabria, en 1994, en Tunja, incluído el día del campesino.

El municipio de El Cocuy siente orgullo de sus hijos nobles y talentosos. Cada vez que su voz describe las bellezas de nuestras mujeres y las costumbres tradicionales, se dibuja la grandeza de Colombia y de nuestro hermoso Boyacá. Ante la firmeza de carácter y decisión no existe lo imposible .