Archivo

1.300 COLEGIOS CERRARON SALONES

El cese de actividades se puso de moda esta semana para 5.000 educadores y 4.000 arroceros. En algunos municipios ya se programaron marchas.

09 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Unos 160.000 estudiantes de colegios públicos del Meta no asistieron ayer a clase puesto que los docentes iniciaron el paro indefinido convocado por la Federación Nacional de Educadores Fecode en todo el país.

Al cierre de esta edición los arroceros de los departamentos de Meta y Casanare discutían la hora cero del paro fijado para este miércoles.

En cuanto al cese de actividades de los educadores se estableció que el paro indefinido fue determinado luego que el ministro de Educación, Arturo Sarabia Better, no accedió a la petición de incorporar un billón de pesos para atender las peticiones salariales de los maestros de todo el país.

El Gobierno sólo ofreció 800.000 millones. Cifra rechazada por los educadores puesto que no llena sus expectativas. La exigencia de los docentes se justifica en que sus salarios son muy bajos.

Desde ayer en la mañana los educadores del Meta convocaron a los maestros de los 29 municipios para que realicen las asambleas municipales. Además, los representantes de Fecode en el Meta, manifestaron su intención de informar a los padres de familia la real situación de los educadores y el porqué tomaron la decisión de no dictar clases hasta nueva orden.

El secretario de Educación del Meta, Abdón Rodríguez Rojas, señaló que a partir del miércoles, después de la reunión con el ministro de Educación, comenzará a evaluar la situación y aplicará las recomendaciones del Gobierno.

Dijo que al parecer los 5.000 maestros que laboran en 1.300 establecimientos de educación pública en el Meta entraron a paro.

Arroceros a paro Por otro lado, los arroceros de los Llanos Orientales se reunieron en Villavicencio para citar a partir del miércoles un paro indefinido en el sector, puesto que consideran que el Gobierno Nacional no ha cumplido con las promesas, deprimiendo aún más al gremio.

Según Carlos Guzmán Martínez, director ejecutivo Fedearroz, seccional Villavicencio, el gremio le pide con urgencia que se evite el ingreso de arroz de arroz al país y que se fijen los precios de intervención del Idema.

En el primero, el gremio exige la imposición de medidas de protección arancelarias para los arroces que ingresan al país. Se ha detectado que el cereal entra al territorio colombiano con precios superiores al producto nacional, pero inexplicablemente, una vez llegan al mercado, sus precios caen , aseguró Guzmán Martínez.

Los arroceros además solicitaron contrarrestar el contrabando del cereal, puesto que estos productos ingresan sin pagar aranceles y se pueden conseguir a menor precio en el mercado.

Por otro lado, el gremio -según Guzmán Martínez- espera para este año un incremento del 18 por ciento en los precios de intervención del Idema, ya que los insumos, en especial los abonos, tuvieron aumentos superiores al 30 por ciento.

De igual forma, los arroceros ayer reunidos exigieron apoyo financiero por medio de los bonos de prenda con tasa preferencial para el fomento del sector industrial y cooperativo.

Solicitaron respaldo del Gobierno para la transferencia tecnología que hace la Federación, pero que por falta de recursos no es suficiente.