Archivo

LA ARENOSA ES LA CLAVE

(Ref) En 1823, Juan Bernardo Elbers, un ciudadano alemán, adquirió el privilegio de empezar la navegación a vapor por el Magdalena.

08 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los champanes, que durante años se resbalaron por el gigantesco río de aguas pacíficas, dieron paso a enormes buques que llevaron bonanzas inesperadas a poblaciones como Tamalameque, Mompox y Magangué.