Archivo

BOSNIA GANÓ EN CANNES

El 6 de abril de 1941, durante el bombardeo a Belgrado por los alemanes, un grupo de personas se refugió en un subterráneo. En él permanecieron 40 años y, al volver a salir, continuaba la guerra.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Esa historia es la que narra el bosnio Emir Kusturica en su película Underground (Subterráneo), con la que volvió a ganar el Festival de Cannes, luego de Cuando papá salió en viaje de negocios, de 1985.

Underground, que le entrega a Kusturica su segunda Palma de Oro en el balneario de la riviera francesa, es una epopeya fantástica de los conflictos bélicos en la ex Yugoslavia.

El largometraje, que con la Palma multiplica los ingresos en taquilla, abarca 50 años tumultuosos, desde el bombardeo nazi enfrentamientos actuales.

En una metáfora de la propaganda de los antiguos regímenes comunistas, el grupo subterráneo quedó encerrado durante la Segunda Guerra Mundial y se le dijo que el conflicto nunca había terminado. Medio siglo después sus integrantes salen del sótano y ven que la guerra continúa.

Yo había preparado un discurso para la Palma de Oro pero lo he olvidado. Muchísimas gracias , declaró Kusturica, de 40 años, al recibir el galardón.

Pocas sorpresas se produjeron durante la colorida ceremonia, en que la actriz estadounidense Sharon Stone, luciendo un revelador vestido, acaparó la atención de los cientos de admiradores que acudieron a la cita para aplaudirla.

El premio del jurado, equivalente a un segundo lugar, fue otorgado al otro gran favorito de los críticos de Cannes, La mirada de Ulises, del veterano cineasta griego Theo Angelopoulos, en que un director realiza una especie de odisea por los volátiles Balcanes.

La cinta británica Carrington, debú del director Christopher Hampton, que narra la relación platónica entre un pintor y un escritor homosexual en la Inglaterra de los años veinte, se llevó un nuevo premio especial del jurado, así como el de mejor actor (Jonathan Pryce).

En inglés decimos, suerte del principiante , dijo Hampton, quien escribió el guión del exitoso filme Relaciones Peligrosas.

La británica Helen Mirren ganó el premio a la mejor actriz por su representación de la reina Charlotte en la película The Madness of King George (La locura del rey Jorge), del director Nicholas Hytner.

En un reflejo del predominio este año de las cintas que exploran la juventud perdida, las drogas y el Sida, el jurado encabezado por la actriz y directora francesa Jeanne Moreau, manifestó su reconocimiento al provocativo filme antipolicial La Haine (El odio), de Mathieu Kassovitz, de 27 años.

La cinta, que es un angustioso relato del odio y la violencia en los ghettos urbanos de Francia, refleja una serie de disturbios provocados por la ineficiencia de la policía.

Otro joven cineasta francés, Xavier Beauvois, de 28 años, ganó el premio del jurado por N Oublie pas que tu vas mourir (No te olvides que vas a morir), en que un estudiante busca el suicidio después de descubrir que está infectado con el virus del Sida.

Esa decisión fue la única que provocó abucheos de los críticos en el auditorio. Muchos se mostraron decepcionados también por el hecho de que el relato de la guerra civil española Land and Freedom (Tierra y libertad), de Ken Loach, no recibió ningun reconocimiento.

La actriz Sharon Stone, quien se consagró en el filme Basic Instinct, se llevó los aplausos al ser recibida por los admiradores que esperaban ansiosos su llegada al Palais des Festivals de Cannes.

La actriz vestía un traje escotado de color crema, con una larga abertura anterior, que le permitió lucir sus piernas cuando subía las escaleras del Palais.

Su actuación como una pistolera en la moderna película de vaqueros The Quick and the Dead, del director Sam Raimi, clausuró el festival.

Su presencia en el escenario para entregar la Palma de Oro suscitó más aplausos que cualquiera de los premios. Las demás estrellas, como los británicos Hugh Grant y Emma Thompson o incluso la propia Moreau, debieron rivalizar con ella.