Archivo

RINCÓN SUEÑA CON EL PODIO EN EL GIRO DE ITAL

De la cola a la cabeza. Una ley que a veces en el deporte cambia la desdicha en alegría, y que hoy tiene a Colombia gozando con la faena de Oliverio Rincón en el Giro de Italia. Ayer, en otra jornada con alta montaña, que fue ganada por el italiano Mariano Piccoli (Brescialat), Rincón se limitó a reservar energías, pero obtuvo una ganancia inesperada: subió del sexto al quinto lugar en la general, porque la nueva esperanza local, Francesco Casagrande, se fundió y descendió a la décima casilla.

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Entonces, comienza la especulación: será que Oliverio alcanza al podio? Parece muy difícil, porque allí están el Todo Poderoso Tony Rominger, el letón Piotr Ugrumov y el ruso Evgueni Berzin. Este supera al boyacense por 2m 44s. La meta, por lo tanto, se enfoca hacia pelearle el cuarto puesto a Claudio Chiappucci, 48s por encima de Rincón.

Hay tres oportunidades: mañana, en la contrarreloj individual en ascenso de 43 kilómetros; el jueves y el viernes, en tramos con alta dosis de montaña.

El podio, una ilusión imposible? Ayer, por el desfallecimiento del italiano Francesco Casagrande, ascendió a la quinta posición de la general, algo que nunca había conseguido un colombiano. Berzin, el tercero está a 2m 44s. Chiappucci, el cuarto, a solo 48 Lenzerheide (Suiza) Qué dilema! Para muchos, lo mejor sería que el Giro de Italia hubiera terminado ayer, para poder celebrar ese quinto lugar que ostenta el colombiano Oliverio Rincón. Un logro histórico que supera lo obtenido el año pasado por el caldense Nelson Cacaíto Rodríguez (sexto).

Sin embargo, hay quienes esperan con ansiedad, y también con mucha ilusión, estas siete etapas que restan de la carrera italiana. Ambiciosos, sueñan con escalar un peldaño más y, por qué no, conseguir un lugar en el podio italiano. La verraquera! Lo que comenzó tristemente por el descalabro de seis de los nueve corredores nacionales en la primera etapa, pasó a convertirse en una agridulce esperanza cuando Cacaíto perdió el martes en Il Ciocco. Y se hizo una feliz realidad en dos capítulos, entre viernes y sábado, cuando Rincón fue segundo en Rovereto y ganó en Val Senales.

Excelentemente dirigido por Manolo Sáiz y Marino Lejarreta, la dupla técnica del ONCE español, el corredor de Duitama se ha dado el lujo de ser el único corredor que no solo no ha perdido tiempo con el líder Tony Rominger en la montaña apenas un segundo, sino que en ese terreno el de su predilección descontó ya 48 lugares del 52 al sexto y recuperó 2m 58s de la ventaja que el suizo le había tomado.

Ayer, en una fracción que para muchos podría significar el tercio final de la faena del Matador , resultó una partida que se liquidó en tablas. Bueno, no se fue con las manos vacías, porque merced al desfallecimiento del joven italiano Francesco Casagrande que perdió 4m 51s y cayó a la décima casilla, Oliverio ya está entre los quíntuples de la gloria.

Después de la palera que se dio los días precedentes, era mucho pedir que ayer también saliera a buscar más descuento. Sin embargo, ahora que las fuerzas comienzas a escasear, cuando más de uno se revienta y paga el esfuerzo acumulado, a sabiendas de que quedan tres etapas difíciles, lo más prudente es ahorrar energías.

Alcanzará Oliverio al podio? Luce muy difícil. Ese parece privilegio de Rominger, Piotr Ugrumov y Evgueni Berzin. Este último aventaja al colombiano por 2m 44s, La meta, entonces, es superar al Diablo Claudio Chiappucci, cuarto con solo 48s sobre Rincón.

Las etapas favorables son: Martes-decimaséptima: Cenate-Selvino, 43 kilómetros contrarreloj individual. Una cronoescalada. Si bien el talón de Aquiles de Rincón es esta especialidad, cabe recordar que en la Vuelta a España en tramos menos aptos dos veces se defendió. El trazado incluye dos premios de montaña, el College del Gallo (763 metros de altitud), de segunda categoría, y el Selvino (932), especial, en la meta. Es una subida de 10,8 kilómetros, con pendiente media del 6.05 por ciento y máxima, del 10.

Jueves-decimanovena: Mondovi-Briancon (Francia), 202 kilómetros. Paso por la Cima Coppi , la máxima altura del Giro. Son tres puertos de primera: Colle dell Angelo (2.748 metros, la Coppi ), Izoard (2.361) y Sampeyre (2.284). Tránsito por Los Alpes, escenario de nacionalidad colombiana.

Viernes-vigésima: Briancon-Greyssoney Saint Jean, 203 kilómetros. Ultima llegada en ascenso, después de superar el Mongenevre (535 metros), de segunda categoría. El ascenso final es especial, a 1.385 metros, con 28 kilómetros de extensión, una pendiente media del 4,30 por ciento y máxima, del diez.