Archivo

DIARIO DE LA FRONTERA :

29 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Cúcuta, mayo 24 de 1995 Gabriel Melo Guevara En Colombia se puede suprimir la Vicepresidencia y nada pasa. Nadie derramará una lágrima por ella. Ni siquiera el Vicepresidente. Fue una mala reforma. La Asamblea Constituyente de 1.991 la incustró en un sistema institucional que marchaba bien sin ella. La historia había demostrado cómo la sucesión presidencial operaba con un Designado, elegido por el Congreso. Así sucedió durante prácticamente todo el recorrido del siglo XX. En cambio, cuando existió, la Vicepresidencia generó conflictos que desembocaron en un golpe de estado.