Archivo

NECESITAMOS QUE EL GOBIERNO NOS PROTEJA

El grupo de comerciantes que distribuyen y venden taladros, motores livianos, aluminio, puntillas, cerraduras, tornillería, mangueras, y, en general, herramientas manuales y eléctricas para la pequeña y mediana industria son víctimas de la inseguridad y la burocracia estatal.

30 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Así lo manifestó Jorge Salamanca Salamanca, miembro de la Asociación de Ferreteros de Bogotá (Asoferbo) y de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco). Con más de 25 años de experiencia en ferretería liviana, es un convencido de la necesidad de agruparse para exigir a las autoridades solución a los problemas.

Después de mencionar las dificultades que generaría el proyecto de reforma tributaria y los ajustes del IVA, entre otros aspectos, Salamanca precisó que los productos que ellos comercializan son importados, puesto que en Colombia no se produce cobre y tampoco existen fábricas que puedan abastecerlos con suficiente materia prima.

Por ello, necesitamos más apoyo del Gobierno en relación con la seguridad en los puertos para que los materiales importados no tengan dificultades, producto de la fusión de la Administración de Impuestos Nacionales y la Aduana.

Lo ideal es que tanto una como la otra vuelvan a ser manejadas de manera independiente. Ahora, tenemos dificultades de manejo porque no hay facilidad para adquirir los documentos que necesitamos y realizar los trámites de importación.

Otra dificultad grande radica en los robos continuos en puertos y carreteras. Es una constante que nos obliga a escoltar nuestros camiones y contenedores, con lo cual los costos se elevan considerablemente sin permitir la agilización del mercado , dijo Jorge Salamanca.

También, a los representantes de la ferretería liviana les preocupa la situación de la Policía Portuaria. Según el vocero mencionado, falta una capacitación adecuada de sus miembros, lo cual ha sido aprovechado por los antisociales con los obvios perjuicios que ello implica para los importadores.

Lavado de dólares Aunque manifiestan que el contrabando ha disminuido por la baja de aranceles y la apertura, piden implementar mecanismos para controlar lo relacionado con el lavado de dólares. Se trata de una labor que debe acentuar la DIAN, pues al país ingresan muchos productos sin registros adecuados.

Ello provoca que esporádicamente se presenten y entren al comercio mercancías, con dinero sin justificación, que afectan al país , dijo Jorge Salamanca.

Otra inquietud de los representantes de la ferretería liviana tiene que ver con la competencia internacional propiciada por comerciantes de Taiwan y China.

Por tradición, los mejores materiales son de origen sueco, alemán y estadounidense. Pero los orientales, sin incluir al Japón, optaron por ofrecer productos a bajos precios para competir en mejores condiciones.