Archivo

INDUSTRIA AUTOMOTRIZ SE CHOCA CON EL IVA

La filosofía de la reforma tributaria no se entiende porque si lo que se busca es aumentar los ingresos, no se puede afectar la demanda que es lo que va a suceder con la propuesta del gobierno, dice presidente de Colmotores.

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Contra todo pronóstico, la industria automotriz ha venido registrando récords en los últimos tres años, con ventas en 1994 que bordearon las 140.000 unidades. Ni la ola de inseguridad en la época de las bombas, ni el crecimiento en los robos han detenido el auge del comercio de automotores.

Ahora con el proyecto de reforma tributaria que aumenta el IVA hasta el 60 por ciento en las versiones de alta gama, los pronósticos sobre la demanda de vehículos son igualmente negativos. Ensambladores, importadores y comerciantes, creen que el incremento en el impuesto a las ventas es desilusionante y hasta cierto punto arbitrario.

Para el presidente de Colmotores- filial de la General Motor que tiene previsto una inversión de 20 millones de dólares en ensanches y modernización de la planta- Robert Tanzola, no hay duda que la reforma, los altos intereses y la revaluación del yen tendrán un impacto negativo, pues ineludiblemente habrá un impacto en los precios al consumidor.

Tanzola, habló con Portafolio en la primera entrevista que concede a un medio colombiano desde que llegó a Colmotores en enero de 1994.

Cuál es la impresión que se ha formado del mercado automotriz colombiano? Ha venido evolucionando positivamente y de hecho es el tercer mercado en América Latina, después de Brasil y el cuarto, incluyendo a México. El año pasado se vendieron alrededor de 140.000 vehículos, cifra que es un verdadero récord en comparación con lo que se registraba hace cuatro o cinco años.

A qué factor atribuye el boom cosecutivo de ventas existente en los últimos tres años? Hay varios aspectos como por ejemplo el aumento del poder adquisitivo de los colombianos, el crecimiento sostenido de la economía y la necesidad de renovar el parque automotor, que en nuestro caso es muy viejo. Sin duda alguna, actualmente en el país hay más gente en disposición de adquirir un vehículo.

Al observar las cifras sobre las ventas, Colmotores tiene el 31.6 por ciento del mercado. Cómo han logrado ese liderazgo? La compañía ha hecho muchos esfuerzos por mejorar. Nos hemos preocupado por la calidad, por atender todos los segmentos del consumo y por la atención al cliente, que es vital en esta industria. Nosotros, pese a la competencia, hemos logrado aumentar nuestra participación y en los primeros cuatro meses, cuando el mercado creció en un 4 por ciento, logramos aumentar nuestras ventas en 25 por ciento.

Hacia el futuro inmediato cuáles son las perspectivas? Hay que reconocer que 1994 fue un año récord en ventas y utilidades. Y a principios de 1995 teníamos previsto que iba a ser un año exitoso con una colocación de 135.000 o 140.000 unidades en el mercado, pero hay una serie de factores que nos preocupan, especialmente en la parte tributaria.

Sobre ese aspecto qué concepto le merece el articulado del proyecto que cursa en el Congreso? La propuesta del gobierno tiene varios aspectos que van ha provocar un cambio rápido en el mercado. En primer lugar, el aumento del IVA sí va a impactar negativamente la demanda, porque el mayor gravamen no solo va a ser para los vehículos lujosos sino para los de todas las gamas.

En que proporción se puede afectar al precio al consumidor? Eso depende del modelo, pero el impacto puede oscilar entre el 4 y el 7 por ciento. El mayor IVA realmente si va a tener un efecto sobre el precio, así nosotros no lo queramos.

Usted cree que las ventas se van a afectar? Desde luego que sí y no sería raro que cayeran hasta un 15 por ciento de lo que se tenía previsto. Nosotros esperamos que se reconsidere la propuesta o al menos que se reduzca.

Qué otros elementos de la reforma le preocupan? El problema del IVA no solo es el aumento de la tarifa, que como se sabe puede llegar hasta el 60 por ciento, sino también la nueva fórmula de recaudo, que requiere mayor papelería y por supuesto mayores costos. Uno no se explica que cuando todo el mundo está buscando reducir costos administrativos, en Colombia se aumenten las trabas burocráticas.

Desde el punto de vista de un inversionistas extranjero qué le puede pasar al país con el proyecto? En mi opinión la reforma va a ser un elemento negativo para el país, pues los empresarios van a considerar mucho antes de hacer nuevas inversiones.

Cómo ve la tributación en Colombia frente a otros países? Yo no tengo cifras en este momento, pero hay razones de logística de impuestos, por ejemplo el de remesas, que encarecen significativamente la operación de las compañías.

Algunos dicen que los ingresos de la reforma van a ser inferiores, en algunos casos, a los proyectados por el gobierno. Usted que piensa? Yo no entiendo la filosofía de la reforma porque en el caso del IVA para los carros, el recaudo va a ser inferior debido al impacto sobre las ventas. Si bien el gobierno necesita más recursos para el Salto Social, existen contradicciones en la propuesta.

Además hay que tener en cuenta que la menor liquidez y las altas tasas de interés afectarán el mercado. Y nosotros tenemos un sobrecosto del 25 por ciento en el CKD, por la revaluación del yen.

Las crisis de México y Venezuela afecta a la industria automotriz? Eso nos afecta en unos casos y nos favorece en otros. Realmente lo preocupante es lo que suceda con Mercosur y la desgravación arancelaria con México a partir del 97 para los camiones, que es un segmento importante de nuestro mercado.

Qué nuevos proyectos tienen previstos? Vamos a lanzar nuevos modelos. Los más próximos son el Cavalier, que sale en julio, y el Gran Blazer cuatro puertas. Pero vienen más, que por ahora me reservo.

Y en materia de inversiones? En los próximos dos años vamos a hacer inversiones por 20 millones de dólares en ensanches y el nuevo sistema de pintura, que es un proyecto costoso pero muy importante. Si bien hemos repartido dividendos, parte de nuestras utilidades las estamos invirtiendo para el futuro.

Habrá nuevas alianzas estratégicas? Las tenemos en todo el mundo. En Europa, Japón, Corea y por supuesto en América Latina. Por ahora no tenemos necesidad de más.