Archivo

VIOLENTOS DIVIDEN A LA IZQUIERDA

La reunión del Foro de Sao Paulo, un confuso conglomerado de agrupaciones de izquierda, está atravesando por ásperas controversias a consecuencia de los enfoques políticos sustancialmente diferentes, y especialmente por la presencia de representantes de las guerrillas colombiana, guatemalteca y vasca.

28 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La quinta reunión de este grupo también dividió totalmente a las fuerzas políticas del Uruguay. El detonante fue la desautorización para que unos grupos de trabajo se reunieran en el Palacio Legislativo y la suspensión de una reunión de la Comisión de Asuntos Internacionales para recibir a legisladores extranjeros.

Esas actitudes se fundamentaron en que muchos de los representantes son antidemocráticos y en que no denuncian a los grupos guerrilleros, como los colombianos y guatemaltecos, que están alzados en armas contra sus gobiernos y forman parte del Foro.

En un confuso escenario de plenarias, mesas de trabajo, encendidos discursos y reclamaciones de expulsiones han transcurrido dos de las tres jornadas de esta reunión.

Aunque un punto de la reunión fue el de buscar alternativas al neoliberalismo , las discusiones se derivaron en cuestiones internas. Se reclamó la expulsión del Movimiento Bolivia Libre por estar co-gobernando con el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, que recientemente dispuso el estado de sitio ante una ola de agitación social.

Se pidió que también fueran expulsados como observadores los delegados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobierna México, al que se acusó de corrupto y antidemocrático .

Ayer, dirigentes políticos del partido oficialista Colorado de Uruguay, revelaron una carta de la comunista central de trabajadores españoles Comisiones Obreras, que calificó como degradante la presencia en el Foro de legisladores del Herri Batasuna, el brazo político de la organización terrorista vasca ETA.

Los sindicalistas comunistas españoles sostienen que el Herri Batasuna, es el soporte parlamentario de la ETA, que asesina por igual a civiles o militares, obreros o empresarios, ancianos o niños, y se caracteriza por el rechazo a la voluntad democrática del pueblo vasco depositada en el parlamento .