Archivo

PRIMER COMBATE ENTRE SERBIOS Y CASCOS AZULES

Por primera vez desde que los Cascos Azules llegaron a Bosnia, un grupo de ellos entró ayer en combate con milicianos serbobosnios. La lucha ocurrió en Sarajevo, luego de que un grupo de serbios se tomara un puesto de la ONU en un céntrico puente de la capital Bosnia y apresara a los 12 soldados franceses que lo custodiaban.

28 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Entretanto, ayer se informó que más de 200 miembros de Naciones Unidas estaban secuestrados por los serbios, que los utilizan como escudos humanos para disuadir a la OTAN de realizar ataques aéreos contra sus posiciones e intereses.

Francia y Estados Unidos colocaron cada uno un portaviones en el mar Adriático como refuerzo en caso que se haga necesaria una intervención militar de envergadura por parte de los aliados.

La tensión entre los serbios de Bosnia y la ONU se agudizó aún más ayer, luego de que un grupo de Cascos Azules franceses y otro de milicianos serbobosnios combatieran por el control de un puente del centro de Sarajevo, dejando al menos seis muertos, dos franceses y cuatro serbios.

Este fue el primer enfrentamiento directo entre serbios y las fuerzas internacionales en tres años de guerra.

Todo comenzó a las a las cuatro y media de la madrugada (nueve de la noche del viernes en Colombia), cuando un camión lleno de soldados serbios disfrazados de Cascos Azules franceses entró a un puesto de observación de la ONU cerca del río Miljacka e hizo prisioneros a los 12 soldados franceses que estaban en el lugar.

El general francés de las Fuerzas de Protección de la ONU (Fupronu) en Sarajevo, Herve Gobilliard, ordenó un contraataque. Un pelotón de infantería francés y otro de tanques ligeros atacaron el puesto.

Por su parte, el general británico Rupert Smith intentó localizar al general serbio bosnio Ratko Mladic, pero no pudo comunicarse telefónicamente con él, señalaron oficiales de la ONU, añadiendo que le dejó un mensaje exhortándolo a que controlara sus fuerzas y liberara a los Cascos Azules franceses.

La batalla finalizó a las nueve de la mañana, pero entonces comenzó una tensa espera en el puente de Vrbanja, cercano al incendiado parlamento bosnio. Un grupo de los serbios que se habían llevado a 10 Cascos Azules franceses quedaron rodeados, y la Fupronu indicó que no podrán partir hasta que que los franceses sean liberados.

Los serbios informaron que sus fuerzas tuvieron que actuar porque los franceses iban a entregar su puesto a los musulmanes.

Recuento de la escalada La crisis en Bosnia se desencadenó cuando el miércoles la ONU decidió utilizar aviones de la OTAN para castigar las violaciones serbias de la zona de exclusión de armas pesadas alrededor de Sarajevo.

Los aviones de la OTAN atacaron el jueves y el viernes destruyendo al menos 8 depósitos de armas de los serbios en los alrededores de su capital , Pale, ciudad a 17 kilómetros de Sarajevo.

Los serbios respondieron al ataque del jueves bombardeando cinco de las seis ciudades bosnias declaradas por la ONU como zonas de seguridad. La más afectada fue Tuzla. Allí, varios obuses hicieron blanco en sitio de reunión de jóvenes matando a 71 e hiriendo a 150.

Al segundo ataque, el viernes, los serbios respondieron secuestrando a miembros de las fuerzas de paz de Naciones Unidas y atando a algunos de ellos a posibles blancos de la fuerza aérea aliada para disuadir a la OTAN de realizar nuevos ataque contra sus intereses.

Ayer se informó oficialmente que los serbios tienen en su poder a 231 Cascos Azules y observadores de la ONU. 16 de ellos siguen encadenados en sitios estratégicos serbios.

Los 16 países miembros de la OTAN firmaron ayer un comunicado de enérgico rechazo a la política de escudos humanos adoptada por los serbios y pidieron que se de más respaldo a la fuerzas desplazadas a Bosnia.

Guerra de palabras La ONU fue más allá, y advirtió que esta infracción tan brutal de las normas internacionales de conducta, del derecho internacional y de la simple decencia, no quedará impune .

Observadores desarmados y neutrales se ven tratados como animales por gente que se atreve a plantear el reconocimiento internacional de su remedo de Estado , declaró indignado declaró el portavoz civil de la Fupronu, Alexander Ivanko.

Pero los serbios no se quedaron callados y desde Pale, Miroslav Toholj, ministro de la Información de la República Serbia de Bosnia Herzegovina dijo que Ivanko haría mejor en irse a su casa mientras esté a tiempo ... pues puede resultar atado a una haya bosnia .

El estado mayor serbio informó que los Cascos azules retenidos son bien tratados, pero recordó que su futuro y el de otros ciudadanos extranjeros... dependerá de las decisiones y de las acciones de la OTAN .

Esas personas permanecerán detenidas hasta que (la OTAN) haya descartado la amenaza de bombardeos y la FUPRONU adopte ante la parte serbia el mismo comportamiento que con las otras dos partes (musulmana y croata), declaró un vocero de las fuerzas serbias que acusó a la Fupronu de alinearse abiertamente del lado de los enemigos de los serbios .

El Consejo de Seguridad emitió ayer un comunicado diciendo que la ONU no cederá a la extorsión .

(Ver gráfico del cerco serbio a los cascos azules) INTENSAS GESTIONES DIPLOMATICAS Madrid (Efe) Tras una jornada de intensa actividad diplomática, los ministros de Asuntos Exteriores de Estados Unidos, Rusia, Alemania, Gran Bretaña y Francia, decidieron reunirse mañana lunes en La Haya para buscar una salida política a la crisis de Bosnia y asegurar el respeto a las fuerzas de Naciones Unidas desplegadas en la región.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Herve de Charette, dijo que junto con sus colegas del llamado Grupo de Contacto, tratará de hacer prevalecer el diálogo y la negociación con los líderes serbo bosnios.

Sin embargo, agregó que la comunidad internacional no cederá al chantaje y que, si es necesario, se buscarán fórmulas para que todas las partes en conflicto en la disuelta Yugoslavia respeten a los cascos azules de la ONU.

Rusia envió a sus ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores a Belgrado, capital de la Nueva Yugoslavia, para para tratar que los serbios acepten negociar una salida a la crisis. Tarea nada fácil, pues por ahora, los serbios tienen la sartén por el mango.