Archivo

MULTITUDINARIO RECIBIMIENTO A JIMMY GARCÍA

Las calles por donde transitó la caravana que llevaba el cadáver del boxeador Jimmy García Pérez estaban atestadas por muchos que le tributaron en la tarde de ayer el último adiós al púgil fallecido en Las Vegas.

28 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Un multitudinario recibimiento, como él quería en vida cuando trajera el fajín de campeón en la categoría pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), le dieron los barranquilleros, no sólo al paso de la caravana sino también en el Coliseo Cubierto Humberto Perea, donde hasta la mañana de hoy permanece en cámara ardiente.

Caras de desconsuelo y tristeza se vieron en el recinto donde en distintas ocasiones peleó García Pérez. Dos mil personas se apostaron desde tempranas horas en el Coliseo para recibir el cadáver. Al principio reinó el desorden porque todos querían observarlo al mismo tiempo, hasta que la Policía y su promotor Julio Torres organizaron a los asistentes para que en fila observaran el cadáver.

En el féretro color azul estaba el cuerpo del boxeador que tenía un traje oscuro con corbata. El cajón tuvo que ser abierto con un destornillador por su padre, Manuel García, porque en principio estaba trabado. Un enjambre de periodistas, fotógrafos y camarógrafos hicieron fila con la multitud para tomar las impresiones del sepelio.

Con pancartas, gritos y aplausos, sus seguidores le rindieron un homenaje a quien en vida había prometido traer otra corona para el boxeo colombiano. Muchos gritaban que Jimmy ya era del pueblo y que por lo tanto todos tenían el derecho a verlo de cerca.

García Pérez falleció el 19 de mayo en el University Medical Center de Las Vegas, luego de permanecer ocho días en la Sala de Cuidados Intensivos de ese centro asistencial. Su deceso se produjo como consecuencia de los golpes recibidos durante su combate con Gabriel Ruelas. El cadáver se demoró nueve días en llegar a su tierra natal.

El cadáver llegó al aeropuerto Ernesto Cortissoz a las 12:45 de la tarde de ayer y el féretro fue ubicado en el carro número 18 del Cuerpo de Bomberos del Atlántico. Para el traslado de los asistentes del aeropuerto al coliseo, la Alcaldía dispuso de 10 buses para el transporte.

En el carro de bomberos, dos miembros de este cuerpo llevaban un fajín en donde se veían las letras WBC (World Box Champion).

A las tres de la tarde arribó al Coliseo Humberto Perea. Allí estaban desconsolados sus familiares, su padre Manuel García, su madre Carmen Pérez, la madrastra Bertha Martínez, su compañera María Maza, sus hermanos Albeiro, Manuel, Miller, Marvin García, Ledis Moreno Pérez, entre otros. También estaba su apoderado Julio Torres, la delegada del CMB, Lissette Chaín, y el alcalde de Barranquilla, Edgard George González.

El cadáver será sepultado en la mañana de hoy en los Jardines del Recuerdo.

Multitudinario recibimiento Pasaron nueve días para que el boxeador Jimmy García llegara a su casa para descansar en paz. Ayer, después de una larga espera, una multitud barranquillera comprobó que su cadáver estaba en el Coliseo Humberto Perea.

El recibimiento fue gigantesco, como él quería en vida cuando trajera el fajín de campeón en la categoría pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

El boxeador será sepultado en la mañana de hoy en los Jardines del Recuerdo.