Archivo

TRANCONES

Señor Director: Cómo es posible que a los trancones, que cada día se vuelven más insoportables y fastidiosos, no les encontremos ningún tipo de fórmula para aligerar la marcha vehicular en forma ordenada.

28 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Considero que el sistema de las tarjetas ideadas por la Alcaldía, no es una cobertura afortunada, porque con la incultura y el estado de ánimo en que se encuentran la gran mayoría de conductores, no aceptan ni permiten este tipo de juegos , especialmente en las horas pico, en razón de que todos queremos llegar a tiempo, para cumplir con los compromisos adquiridos y su aplicación estimula afrentas.

Pero sí es posible proponer y hacer caer en cuenta, que hay detalles que aparecen insignificantes, que se han convertido en verdaderos cuellos de botella. Se trata de los servicios funerales, que se efectúan a cualquier hora del día, en diferentes Iglesias, para distintos cementerios, para cualquier dirección en vías de intenso flujo. Pero lo inaudito es que al encontrar estas vías bloqueadas por su paso lento, se convierte automáticamente en acompañante póstumo, al tener que compartir la caravana del servicio religioso. Entonces, por qué no trasladar estos actos para su efecto, a las horas de la noche para no entorpecer las vías y en esta forma ganamos tiempo, además de alargar las horas-trabajo que es lo que esta Bogotá enferma necesita.

Mario Algarra Mariño Bogotá.