Archivo

LAS PROTESTAS CALLEJERAS OCASIONARON CAOS VIAL

La marcha de las madres vecinales por la carrera séptima y las protestas de los vendedores ambulantes sobre la carrera décima y avenida Jiménez, generaron ayer un inmenso infarto vial, en el ya caótico centro de la ciudad.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los vendedores ambulantes del sector de San Victorino, ubicados en pleno centro de la capital de la República, salieron a protestar por los operativos de recuperación del espacio público que viene realizando la Policía Metropolitana.

Para hacerse sentir, los vendedores trataron de bloquear el paso por la carrera décima, a la altura de la calle 11, y por la avenida Jiménez con carrera 13. Sin embargo, la presencia masiva de la policía impidió que los vendedores cumplieran con su cometido.

Luego de varias horas de tira y afloje, el capitán de la policía que se encontraba comandando el operativo en la zona, llegó a un acuerdo con los representantes de los sindicatos que agrupan a los vendedores: los ambulantes se comprometían a no invadir las vías y la policía a buscar la forma para que la secretaria de Gobierno, Alicia Eugenia Silva, los atendiera.

Al final, los vendedores nombraron una comisión que se trasladó hasta la Alcaldía Mayor y acordó una reunión con la Secretaria de Gobierno para el próximo martes a las 11 de la mañana.

Por otra parte, con pitos, pancartas y gritos un grupo de madres comunitarias de las Casas Vecinales se tomaron la carrera 7a. y marcharon hasta el Tribunal Contencioso Administrativo para poner una acción de tutela contra la Secretaría de Salud, el Departamento Administrativo de Bienestar Social (DABS) y la Secretaría de Gobierno.

Según el grupo de manifestantes, estas entidades no cumplieron con el compromiso de arreglar las instalaciones en donde trabajan, ni de realizar controles y de abrir espacios recreativos para los niños que allí cuidan.

Las casas están averiadas y eso pone en peligro la salud de los niños, pero desafortunadamente nadie nos presta apoyo , dijo una de las madres comunitarias de la localidad de Kennedy.

Dentro de las averías, que según las madres, afectan a estos centros están los tanques de agua que botan agua todo el día en Palermo Sur.

En el texto de la tutela, las madres comunitarias citan como edificaciones averiadas las de Guacamayas, Britalia, Hijos de Palestina, Capullitos, El Refugio, La libertad, Alto de la Cruz y Juan Rey entre otras.