Archivo

INCURABLE, CRISIS DE SALUD EN TOLIMA

Después de 49 días de la renuncia masiva de médicos en el Hospital Federico Lleras Acosta, la crisis de la salud del Tolima sigue insalvable. Los galenos del Seguro Social y el hospital de Espinal, donde han sido remitidos un gran porcentaje de pacientes, anunciaron que se sumarán a la protesta.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Por eso, presentaron su carta de renuncia, que se hará efectiva a partir del 15 de junio.

Mientras tanto, 23 pacientes que requieren intervención quirúrgica permanecen en el Federico Lleras, el único de nivel tres de atención, y no han podido ser remitidos a otros hospitales. Tal es el caso de un paciente de 59 años que sufrió un problema en la columna y requiere una neurocirugía.

De acuerdo con el personero de Ibagué, Jorge Enrique Cardoso, estos pacientes son atendidos a punta de calmantes mientras que se les puede brindar asistencia especializada. Pero el director del Federico Lleras, Julio Alfredo Lozano, señaló que si no son intervenidos a tiempo podrían quedar con secuelas para toda la vida.

Y es que el problema de la salud en el Tolima pasó de castaño a oscuro. Médicos del Hospital San Francisco y otras unidades intermedias del nivel uno reconocieron que hay saturación de pacientes.

De acuerdo con la secretaria de Salud de Ibagué, Edilma Hurtado, estas unidades se encuentran en un porcentaje ocupacional del 85 por ciento, lo que significa que el recurso humano, material y físico está en el tope.

Tenemos dificultades con las remisiones ya que en varios centros asistenciales, como los del norte del Tolima, Espinal y Neiva, ya no reciben más pacientes. Esto origina un gran problema social pues los familiares de los enfermos no cuentan con recursos para trasladarlos a otro departamento , dijo la funcionaria.

Desde que el pasado 7 de abril los médicos del Federico Lleras renunciaron, 972 pacientes han sido remitidos a otros centros asistenciales de Neiva, Manizales, Bogotá, Armenia, Espinal y Líbano.

Lozano advirtió que de prolongarse la crisis hasta julio, el hospital estará herido de muerte. Al déficit de 303 millones antes de la renuncia masiva, se le suman 700 millones que se han dejado de percibir , afirmó Lozano.

La jefe de emergencias del Tolima, Martha Beatriz Díaz, dijo que el costo por la remisión y atención de pacientes fuera del hospital se estima en unos 400 millones de pesos adicionales a lo presupuestado para la atención ordinaria de los pacientes.

Además, la crisis podría tomar nuevas dimensiones si, como lo acordaron los comuneros de Ibagué, se cumple un paro cívico el próximo 12 de junio. Los comuneros exigen la solución del conflicto médico y la reapertura del Federico Lleras.

El personero de Ibagué, Jorge Enrique Cardoso, afirmó que el miércoles elevará una acción de cumplimiento ante la Corte Constitucional contra el Ministerio de Salud, cartera que, según el funcionario, está incumpliendo con el derecho constitucional de garantizar ese servicio.

Así mismo, Cardoso fue enfático en señalar que la realización de las tradicionales fiestas del folclor en medio de la crisis de la salud sería una irresponsabilidad gubernamental.

Paro de residentes El cese de actividades de por lo menos cuatro mil médicos internos y residentes afectó durante 24 horas la atención de algunos servicios especializados en los principales centros asistenciales del país.

Se cumplen cinco meses sin que se hagan efectivas las becas crédito, que desde diciembre de 1993 fueron prometidas por el Gobierno para aliviar la carga económica estudiantil de quienes buscan su especialización profesional , dijo el presidente de la Asociación de Internos y Residentes de la Universidad del Valle, Jorge Iván Villegas.

Las becas crédito cuyo valor fue estipulado en dos salarios mínimos mensuales (237.868 pesos) servirían de apoyo financiero para el pago de matrículas durante la formación especializada, que dura entre tres y cinco años.

En Cali, participaron unos 300 médicos, aunque el hospital Universitario del Valle (HUV) reportó relativa normalidad en el cumplimiento de la carga asistencial. Allí los internos y residentes atienden un 40 por ciento de los servicios en consulta externa y un 15 por ciento en urgencias.

Según el director del HUV, médico Milton Mora, se preparó un plan de contingencia que permitió sostener el nivel de atención en el 80 por ciento. No se expidieron citas para consulta externa en esta fecha, se reprogramaron las cirugías y se contrataron por lo menos 14 médicos adicionales para el área de urgencias.

Los médicos residentes del Hospital Universitario San Vicente de Paúl de Medellín se unieron a la jornada nacional a partir de las siete de la mañana de ayer. En Popayán, Bucaramanga, Cúcuta y Cartagena, entre otras capitales, también se produjo el movimiento de protesta.