Archivo

SPURS SE AFERRAN A LA VIDA COMO UN NAUFRAGO

Los Spurs De San Antonio ganaron su primer juego de la semifinal frente a los Rockets de Huoston y, como un naufrago que se aferra a un madero en altamar, lucharon para seguir con vida en la serie semifinal que ahora pierden 1-2.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Desde el comienzo, el ambiente del juego fue espeso . Ninguno de los dos quintetos arriesgó un pase, un lanzamiento, un segundo...

Las marcas eran al milímetro. Casi que se podría asegurar que por la frente y la espalda de los jugadores el sudor que corría era frío.

El juego se planteó, entonces, para que el que perdiera la concentración en un menor número de oportunidades se alzara con la victoria.

Esa tensión, ese nerviosismo se palpó especialmente desde el final del tercer cuarto, cuando los Rockets, desafiando el filo del cronómetro, se fueran en ventaja (80-79) con una cesta de dos puntos lograda por Hakeem Olajuwon, que aguantó su giro durante un par de instantes hasta efectuar el lanzamiento.

El comienzo del último cuarto fue más tenso. A una cesta de los Spurs, que los adelantaba un punto en el marcador, venía la respuesta inmediata de los Rockets en el aro para volver a tomar su mínima ventaja.

Era tanto el nervio, que en las tribunas los decibeles de los gritos y vítores de los fanáticos disminuyeron de tal manera que el chirrido de la goma de las zapatillas de los jugadores erizaba la piel.

Y en un sorpresivo abrir y cerrar de ojos, los Rockets le perdieron el hilo al juego: dos lanzamientos que rebotaron en el tablero con sus respectivos rebotes perdidos, errores en el bloqueo, dos faltas en contra y una austeridad en la cesta contraria desequilibraron el enfrentamiento.

Con un minuto y 58 segundos por jugar, los Spurs aventajaban 100-91 a los de Houston. Los Rockets, entonces, decidieron apostarlo todo, y recortaron la ventaja a cuatro puntos faltando un minuto y 16 segundos. Aún no había nada escrito.

El dulce se puso a mordiscos cuando Olajowon se apuntó un cesto de tres puntos a 32 segundos del final. La diferencia era tan solo de 100 contra 103.

Sin embargo los de San Antonio no aflojaron y, con más voluntad que ideas, se las arreglaron para llegar con cinco puntos de ventaja en los últimos segundos.

Al final el marcador final fue 107-102. Y los Spurs recortaron la ventaja.

Hoy en la noche, Los Magic salen por su tercera victoria en serie frente a los Pacers.

Una victoria de los de Orlando, una banda dirigida por Shaquille O Neil, dejaría a un éxito de la final al equipo de la tierra de el Ratón Miguelito y el Pato Donald.

Los Pacer, con la necesidad del triunfo, saldrán a descontar, tal y como lo hicieron los Spurs, para prolongar las emociones...