Archivo

GUERRA FRONTAL CONTRA EL LAVADO

Ningún sector de la economía se escaparía del control y de la fiscalización para contrarrestar el lavado de dólares en Colombia.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La Contraloría General de la República puso a consideración del Gobierno un plan integral para reforzar los mecanismos existentes para combatir este flagelo que incluye, entre otras medidas, la división de la Dian.

Según la propuesta se controlarían los casinos, las promociones inmobiliarias, las compraventas de inmuebles, las casas de cambio y las transacciones comerciales.

De igual forma, se prohibirían los pagos en efectivo, en cantidades superiores a las establecidas por la ley, cuando se trate de compras de metales y piedras preciosas, objetos de arte, artículos de lujo, automóviles, barcos, aviones, inmuebles.

Para Turbay, el lavado de activos no es una materia exclusiva de las autoridades bancarias y judiciales. Es un fenómeno que involucra también a todas las autoridades de supervisión y control fiscal, cambiario y aduanero, lo mismo que a los organismos de seguridad y defensa y a todo el orden económico en su conjunto .

Por este motivo, la entidad propone la creación de una Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales Ilícitos y la puesta en marcha de las 40 recomendaciones de la FATF (plan de trabajo del Grupo de los Siete) para impedir que el sistema financiero sea utilizado para lavar activos.

En carta enviada al Presidente Samper, Turbay explica que dicha Comisión colaboraría con los organismos de seguridad, las superintendencias Bancaria y de Valores, la Dirección Nacional de Impuestos y Aduanas y la Fiscalía en la prevención y detección de operaciones constitutivas de lavado de dólares de activos.

A juicio de la Contraloría, la Superintendencia Bancaria no cuenta con los mecanismos de supervisión adecuados ni con la capacitación del personal que permita ejercer una autoridad de la instituciones financiaras en esta materia.

Recomienda que esta entidad fortalezca su control en la supervisión de los procedimientos que adoptan los bancos para prevenir y detectar el lavado de activos, efectuando una revisión exhaustiva de sus manuales de procedimientos internos y códigos de conducta.

En cuando a la Dian, Turbay celebró cualquier decisión que se tome en el sentido de disolverla para que vuelvan a ser dos instituciones diferentes.

Sin embargo, el Funcionario se mostró en contra de la propuesta de calificar como delito el contrabando y la evasión fiscal. Dado que la evasión fiscal Dado que la evasión fiscal y el contrabando constituyen conductas irregulares, muchas veces relacionadas con el lavado de activos, resulta claro que el combate frontal contra que hemos propuesto comprende dichas figuras.

Una de las recomendaciones de la FATF es que la reserva bancaria no puede constituirse en obstáculo para el desarrollo de las investigaciones de carácter penal o administrativo y que es necesario conocer e identificar al cliente y a los beneficiarios reales de las cuentas.