Archivo

HALLAN OTRO CADÁVER POR EXPLOSIÓN DE GAS

Otra persona, identificada como José Antonio Rodríguez, fue hallada muerta ayer bajo los escombros que dejó la explosión de un tanque de gas el jueves pasado en el edificio el Mirador del Country de la calle 127 con carrera 15.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Al cierre de esta edición los organismos de rescate continuaban en la búsqueda de dos personas desaparecidas que, al parecer, se encuentran atrapadas en los escombros y que sus familias reclamaban insistentemente ayer.

Con José Antonio Rodríguez, ascienden a cuatro las personas muertas que dejó la explosión del combustible.

José Antonio Rodríguez de 60 años terminó sus días de maestro de construcción sepultado bajo los escombros del sótano del edificio que el mismo ayudó a construir. El fue otra de las víctimas mortales de la explosión de un tanque de gas el jueves pasado en el edificio Mirador del Country, ubicado en la calle 127 A con carrera 15.

Su cuerpo fue recuperado ayer en las horas de la tarde, con quemaduras y contusiones en todo el cuerpo, cuando el personal de la Defensa Civil, la Cruz Roja y los Bomberos continuaron con la labor de remoción de escombros.

En las horas de la tarde aún esperaban encontrar los cuerpos de Juan Manuel Bello de 27 años y José de los Santos Ochoa de 65 años, dos obreros que se encuentran desaparecidos. Algunas personas aseguraron que en las horas de la mañana se habían escuchado voces y gemidos desde abajo de los escombros.

Con Rodríguez ascienden a cuatro los muertos por el accidente que se produjo el jueves pasado después de que el carrotanque de la empresa distribuidora Supergas, proveyera de gas a este edificio que aún no estaba habitado.

Por su parte, las familias de los dos obreros desaparecidos, esperaban noticias sobre el estado de sus parientes, e incluso la mamá de Juan Manuel Bello, aseguró que ayer a las 9 de la mañana cuando se acercó al lugar del accidente a buscar el cuerpo de su hijo, escuchó que él le hablaba desde debajo de los escombros.

El me decía: Mamita tranquila que yo todavía estoy vivo . Yo me quise botar al foso a buscarlo pero no me dejaron , dijo María del Carmen Rincón.

Por su parte, José Antonio Bastidas de la Defensa Civil, dijo que hacia las 2 de la mañana escuchó quejidos y ruidos que salían desde abajo de los escombros.

Según los perjudicados por la tragedia, la empresa Supergas no se ha hecho presente en el lugar de los hechos para aclarar la situación o para dar a conocer su versión de los hechos.

Y algunos testigos del barrio que estaban presentes en el momento de la distribución del gas, reiteraron que el distribuidor no les hizo caso cuando ellos le advirtieron que había un olor extraño y que seguramente se trataba de un escape de gas.

Aunque EL TIEMPO intentó comunicarse con el responsable de la empresa Supergas, Sergio López no fue posible ubicarlo ni en el sito de la tragedia, ni en su oficina a don se ha llamado insistentemente.

Por su parte Blanca Nieves Rivera, hija de la persona fallecida, no sabe que hacer, porque, según ella, en la constructora le dicen que Supergas responderá por lo ocurrido y los dueños de esta empresa no han hablado con ella.

A pocos metros del lugar de los hechos, ayer en la tarde se realizaron las exequias de Silvia Villegas quien también falleció el jueves durante la explosión.