Archivo

LA CASA ESTÁ EN ORDEN : EDUARDO FREI

Los graves problemas de violaciones a los derechos humanos, pendientes desde hace veinte años en Chile, aparecen ahora sobre la imagen y el Gobierno democrático, a pocos días de la inminente sentencia de la Corte Suprema que puede llevar a la cárcel a dos altos jefes del Ejército. Ante esto, el Presidente Eduardo Frei afirmó sonriente que la casa está en orden , mientras Chile aguarda en un clima de tensión la decisión.

26 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La afirmación del mandatario coincidió con declaraciones de dos ex colaboradores de Pinochet, que descartaron reacciones de fuerza de los militares, si la Corte ratifica una sentencia preliminar de prisión para el general retirado Manuel Contreras y el brigadier Pedro Espinoza, que continúa en las filas del Ejército que aún comanda el general Augusto Pinochet.

Ambos oficiales son los principales acusados en el proceso que se inició hace cuatro años en Chile, por el asesinato en Washington del ex Canciller socialista Orlando Letelier, uno de los crímenes políticos de mayor trascendencia durante el régimen de Pinochet (1973-1990).

Contreras, condenado en noviembre de 1993 a siete años de cárcel, fue uno de los hombres con mayor poder en Chile desde la jefatura de la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), la policía política que en ese período libró la guerra sucia contra la subversión izquierdista.

Desde esa perspectiva, las organizaciones humanitarias y las corrientes de izquierda consideran el Caso Letelier como un símbolo, porque el castigo a Contreras representaría también el reconocimiento de que los militares son responsables de la muerte y desaparición de más de 3.000 opositores, junto a otras violaciones de los derechos humanos.

Para los sectores nacionalistas en cambio, esta apreciación afecta la imagen del Ejército como una institución que desde el gobierno de las fuerzas armadas libró del comunismo a los 13 millones de chilenos.

El general retirado Jorge Ballerino, que fuera uno de los principales asesores de Pinochet, coincidió con el Jefe de Estado al señalar que hay que esperar tranquilos el fallo de la justicia, porque ese fallo será acatado .

El Presidente del Círculo de Generales en Retiro, Julio Canessa, también garantizó este acatamiento de los militares, aunque reconoció que éstos son momentos delicados .

Por último, una falsa amenaza de bomba movilizó ayer jueves a policías expertos en explosivos, hacia el Palacio de los tribunales de Santiago de Chile, donde los jueces preparan su sentencia final en el proceso a los dos jefes militares.