Archivo

DESARTICULAN ORGANIZACIÓN VINCULADA AL CARTEL

El colombiano Antonio Enrique Depombo Cobo, considerado un importante contacto del cartel de Cali con los narcotraficantes de Puerto Rico, fue arrestado ayer en San Juan, junto a otros miembros de una organización de policías corruptos, traficantes de drogas y armas.

26 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Depombo Cobo, de 37 años, fue arrestado por agentes del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) del Departamento de Justicia de Puerto Rico, en la mañana de ayer, en una operación efectuada en el estacionamiento de un hotel de San Juan.

Los agentes del NIE arrestaron a otros 14 miembros de la organización, entre los que había nueve policías.

Depombo Cobo, conocido como Toño el colombiano y Toño el canoso , residía en un hotel de San Juan.

Miguel Gierbolini, subdirector del NIE, dijo que varios agentes se infiltraron en la organización hace un año y recopilaron evidencia en videos, además de grabaciones de conversaciones no telefónicas.

Gierbolini dijo que los nueve policías, entre los que hay tres hermanos y un tío de estos, ofrecían protección a los agentes del NIE, que se hacían pasar por distribuidores de armas y droga.

El oficial del NIE indicó que Depombo Cobo es un contacto del cartel de la droga de Cali.

Los policías fueron identificados por el NIE como los hermanos Miguel Hernández Adorno, de la Policía estatal de Puerto Rico; Rafael Hernández Adorno, guardia municipal de Carolina, ciudad contigua a San Juan, y Carlos Hernández Adorno, agente del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC).

Así mismo, fue arrestado José Hernández Feliciano, también del CIC y tío de los hermanos Hernández Adorno.

Los agentes del NIE detuvieron, además, a los guardias municipales de Carolina, Angel Mateo Torres, José Shelmetty Holvino, Rafael Perea Rivera y Luis Huggings Couvertier.

Entre los detenidos estaban también el agente de la unidad antidrogas Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA), Roberto Nieves Matos, así como el ex empleado de la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública Andrés Castro González.

Un empleado civil de la Policía, Fernando de León Ceballo, fue arrestado también, así como Luis Soto Fernández, y otros hombres identificados como Israel y Gen.

Contra los arrestados se presentaron acusaciones por tráfico ilegal de drogas y armas, y la juez María Buxó Aboy impuso fianzas que sumadas ascendieron a 29 millones de dólares.

Gierbolini mantuvo que los agentes infiltrados participaron en varias transacciones ilegales con los acusados durante el año en que estuvieron en la organización.