Archivo

EL DILEMA DE CONTINENTAL: GANAR MÁS Y PAGAR MÁS

Es muy difícil jugar póquer cuando todos los jugadores tienen manos débiles.

26 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los pilotos de Continental Airlines, que ganan menos que los de todas las grandes aerolíneas, salvo una, dicen que es hora de firmar un nuevo contrato con la empresa, el primero desde 1983. Continental, que no registra ganancias desde 1986, dice que sencillamente no puede darse el lujo de pagar lo que los pilotos piden.

El problema es que probablemente las dos partes tienen razón, lo que podría llevar a una disputa acalorada y prolongada.

El asunto en cuestión, que se ha tratado en lentas negociaciones desde hace más de un año, volvió al candelero esta semana después que Continental envió su oferta más reciente por correo a sus 3.800 pilotos. El plan detalla un contrato a seis años que aumenta la paga en US$200 millones e incluye varias mejoras no económicas. La propuesta contempla aumentar el sueldo a los capitanes un 38% a lo largo de cinco años.

El sindicato de pilotos de inmediato calificó de inadecuada la propuesta. Es mucho menos de lo que habíamos esperado que nos propusiera la empresa , expresa John Prater, ejecutivo del sindicato. El gremio ha pedido un aumento del 15% en efectivo o acciones para este año, un 15% de aumento de sueldo el próximo año y aumentos menores en 1997 y 1998.

Alegación de pobreza Aunque nadie disputa que Continental pierde dinero desde hace tiempo _el año pasado perdió US$613,3 millones, incluidos cargos contables atípicos de US$446,8 millones_ a la aerolínea le ha sido difícil alegar pobreza en sus conversaciones con los pilotos mientras paga saludables indemnizaciones a varios ejecutivos que ha despedido durante el último año.

Robert R. Ferguson III, que fue obligado a dimitir como presidente ejecutivo en septiembre pasado, recibió una compensación por despido equivalente a US$2,8 millones, además de US$100.000 adicionales en calidad de honorarios por consultoría que recibirá este año. John E. Luth, ex vicepresidente, recibirá casi US$1 millón a finales de mayo como parte de su indemnización por despido.

Pero los ejecutivos salientes no son los únicos que se van con los bolsillos llenos. El año pasado, en un intento por evitar que United Airlines le arrebatara a su presidente, Gordon Bethune, Continental le pagó US$1,5 millones en efectivo y le arrendó su automóvil preferido: un Porsche de 1994.

Continental dice que los pagos son parte de obligaciones contractuales hacia los ejecutivos. Sobre el pago a Bethune, un portavoz dijo: A ese precio era una ganga .

Los pilotos de Continental son los restos de un crisol de cinco aerolíneas que se vieron obligadas a fusionarse en una serie de adquisiciones realizadas por Frank Lorenzo, ex presidente de la junta directiva de Continental. Los pilotos han trabajado sin contrato desde 1983, después que el sindicato anterior se fue a la huelga y Lorenzo acogió la empresa a la protección de las leyes de bancarrota. Un juez de bancarrota permitió a la empresa anular sus contratos laborales.

(ver gráficas de ganancias netas, rendimiento en bolsa, sueldo del capitán)