Archivo

EL REY MIDAS MIDE MAL.

Con la elegante ironía que le caracteriza, el Presidente de ANIF ha señalado que la Superintendecia, al divulgar la rentabilidad de los fondos de pensiones al 31 de diciembre, actuó como el Rey Midas, solo que al revés: convirtió el oro en escoria.

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Tiene toda la razón. Oro es que los fondos de pensiones hayan obtenido en el período mayo-diciembre/94 una rentabilidad real del 17.7%, la cual pertenece, en su totalidad, a los afiliados a los fondos de pensiones. Como por razones de prudencia financiera las pensiones se proyectan con un interés real del 7% anual, la realidad supera las expectativas en más de dos veces y media. El acto de perversa alquimia consiste en afirmar que si las comisiones pagadas a la entidad administradora se computan dentro de la base de cálculo para determinar la rentabilidad, y ésta se mide con relación a los saldos acumulados en las cuentas de ahorro pensional, el rendimiento real se torna negativo.

Deben ser ya claros para la opinión pública los errores conceptuales en que incurre la Superintendencia. Recursos que se destinan a financiar un gasto no pueden computar para el cálculo de la rentabilidad. Menos aún puede medirse la rentabilidad sobre los saldos acumulados en las cuentas de ahorro pensional al final del séptimo mes de funcionamiento del sistema, ignorando que las pensiones se construyen en períodos de 30 o más años. Sería más técnico que la Superintendencia calculara la relación entre las comisiones totales cobradas durante el período de formación del ahorro con el monto de los capitales generados al momento en que el afiliado se pensione.

El sistema de cómputo de las comisiones que hoy se practica consiste en cobrar una fracción por cada cotización recaudada . De este modo, mediante un cobro único la sociedad administradora asume el compromiso de administrar la cotización durante el largo período de formación del ahorro. Si se cobrara sobre los saldos acumulados, la Superintendencia Bancaria, obsesionada como está con el corto, no tendría objeción aún cuando el monto de las comisiones crecería exponencialmene.

En su réplica al Presidente de ANIF, el Superintendente Bancario afirma que constituye un atentado contra el promisorio sistema de ahorro pensional el ocultar la información sobre las comisiones (Portafolio, 8 de mayo/95). Esta es una inadmisible acusación implícita al sistema de ahorro pensional. Somos tan partidarios de la transparencia como el Superintendente Bancario. Afirmamos que el valor de las comisiones y de las primas de seguros debe divulgarse de manera amplia y profusa. Igual debe acontecer con las rentabilidades efectivas obtenidas en la operación de los portafolios.

Creemos, además, que el principio de transparencia debe aplicarse también con relación al denominado régimen de prima media, particularmente al I.S.S. Públicamente invitamos a la Superintendencia a que divulgue datos como los siguientes: Qué proporción de los pasivos del I.S.S. está cubierto con reservas? En qué activos están invertidas las reservas y cuál es su tasa de rentabilidad? Qué porción de las cotizaciones se destinan a gastos administrativos?.