Archivo

VENEZUELA TRANCA LA PAPA COLOMBIANA

El gobierno venezolano continúa incumpliendo los acuerdos comerciales previstos en el marco del Pacto Andino. (VER RECUADRO:EXPORTACIONES DE PAPA HACIA VENEZUELA.

27 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Esta vez, la denuncia fue hecha por la Asociación Nacional de Exportadores de Papa (Expopapa), gremio que demandará al vecino país por restringir la importación de papa colombiana y cobrar un gravamen indebido.

Según el gremio, estas circunstancias han originado una caída del 32 por ciento de las exportaciones de papa hacia Venezuela en lo que va corrido del año, en comparación con lo que se registró durante el mismo periodo en 1994. (Ver recuadro).

El ministro de Agricultura, Antonio Hernández Gamarra, ya había denunciado que Venezuela había incumplido los acuerdos andinos, fijados en noviembre pasado en Quito, de poner en vigencia la franja de precios y de acordar una armonización arancelaria.

Según el funcionario, este hecho facilitó el contrabando de productos a través de Venezuela, afectando la producción nacional de arroz, azúcar y sorgo.

Expopapa interpondrá la demanda ante la Junta del Acuerdo de Cartagena, argumentando que Venezuela ha continuado exigiendo como requisito, para la importación de papa, el Permiso Fitosanitario de Importación, mediante el cual restringe el comercio de Colombia hacia dicho país .

El gremio asegura que la Comisión del Acuerdo de Cartagena actualizó, desde 1992, el Sistema de Andino de Sanidad Agropecuaria para agilizar el comercio subregional.

Desde entonces los países del Grupo Andino debieron haber culminado el proceso de registro de normas sanitarias como el Permiso Fitosanitario de Importación, el cual, según Expopapa, viene siendo utilizado discrecionalmente contra todos los productos agropecuarios colombianos.

Los exportadores de papa también denunciarán que Venezuela continúa cobrando un gravamen del uno por ciento sobre el valor de las importaciones, por concepto de servicios aduaneros, cuando existen normas del Acuerdo de Cartagena que lo prohiben.

En el acta de Barahona, firmada en Cartagena el cinco de diciembre de 1991, se estableció que para promover los intercambios comerciales y perfeccionar la unión aduanera, a más tardar el 31 de diciembre de 1992 se eliminarían subsidios arancelarios, financieros y fiscales referentes a impuestos directos y regímenes aduaneros .

Para Expopapa, es evidente el hecho de que Venezuela no está actuando con reciprocidad ni equidad, puesto que Colombia no utiliza el Permiso Fitosanitario de Importación para sus productos agropecuarios, ni aplica ningún tipo de gravámenes a sus exportaciones.

Indiferencia A raíz de estos problemas, en septiembre del año pasado se solicitó una reunión binacional para esclarecer esta situación, la cual solo vino a realizarse en los primeros días del presente mes.

En el acta firmada al concluir la reunión, el Gobierno Venezolano reconoció los compromisos adquiridos por ambos gobiernos para el desarrollo de una zona de libre comercio y dijo que estaba en estudio la eliminación del gravamen.

Sin embargo, a los exportadores colombianos les quedó la impresión de que no existe en el gobierno venezolano ni voluntad ni una actitud concreta para darle solución a la problemática.

Las exportaciones de papa colombiana hacia Venezuela se iniciaron formalmente en 1990.

Desde entonces, el crecimiento promedio anual ha sido de 132 por ciento. Este año se tiene prevista la exportación de 85.000 toneladas, que valen unos 25 millones de dólares.

El 17 de agosto de 1993 se firmó en Maracaibo un Acuerdo Binacional sobre producción y comercialización de la papa, mediante el cual se organizó el comercio entre los dos países.

A pedido de Venezuela, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Federación Colombiana de Productores de Papa (Fedepapa), son los organismos autorizados para de supervisar la calidad del producto que se exporta, mediante un certificado fitosanitario y de calidad. respectivamente.

Sin embargo, Venezuela continúa expidiendo y exigiendo un Certificado Fitosanitario y de Calidad.

El intercambio comercial binacional sobrepasa los 1.500 millones de dólares, con un saldo favorable a Venezuela en más de 500 millones de pesos.