Archivo

REVÍSELE LOS NIVELES. HÁGALO USTED MISMO

Si usted se baña todas las mañanas, desayuna y se cepilla los dientes, por qué no hacerle un corto mantenimiento matutino a su automóvil?

26 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Revisar los niveles consiste en la verificación de las diferentes clases de líquidos que incluye el motor.

Esto adquiere vital importancia debido a que, si por ejemplo el motor se queda sin agua o sin aceite, las piezas que lo conforman se deformarán a tal punto que el conjunto resultará estropeado.

Por otra parte, si el líquido de frenos brilla por su ausencia, la consecuencia inmediata será un accidente.

De alguna forma o de otra, si constantemente tiene que rellenar algún líquido, es porque se presentan anomalías que sólo el mecánico puede solucionar.

Pero usted las puede detectar anticipadamente, lo cual se traduce en ahorro de dinero por concepto de una reparación costosa, y de tiempo, porque evitará una varada y el mecánico podrá realizar más rápidamente la intervención.

Siempre mantenga en casa una botella de agua para baterías, un cuarto de aceite para motor, una pinta de líquido para frenos.

Si su vehículo tiene dirección hidráulica, una pinta de aceite ATF para esta clase de sistema.

Y, por qué no, una pinta de aceite para cajas, aunque sólo algunos modelos tienen el tapón de llenado de fácil acceso.

Como esto lo va a hacer en las mañanas, no tiene que preocuparse por quemaduras. El motor está completamente frío.

Ahora que ya está preparado, a la carga!.

1. Batería. Rellene los vasos hasta cubrir las placas con agua químicamente pura, especial para baterías.

2. Radiador. Destape el radiador o el vaso recuperador y ponga tanta agua como el nivel máximo lo requiera.

3. Aceite. Saque el medidor de nivel de aceite del motor, y fíjese en dónde está la marca. Si le hace falta, abra el recipiente de aceite y rellene poco a poco, por la tapa de llenado, dejando reposar unos minutos. Vuelva y mida, hasta que el aceite quede en su nivel óptimo.

4. Líquido frenos. Retire la tapa del nivel del líquido de frenos y déjela escurrir unos segundos. No la ponga sobre la carrocería, puesto que el líquido de frenos es el enemigo número uno de la pintura. Rellene hasta la marca de máximo nivel teniendo en cuenta que la tapa trae en su interior el medidor, que ocupa un volumen dentro del depósito. Cierre cuidadosamente el depósito.

5. Valvulina. Algunos vehículos traen medidor de valvulina de fácil acceso. Retírelo y tome la lectura del nivel. Si hace falta, consulte con el manual del fabricante, qué tipo de aceite para cajas es el indicado. Si su vehículo es automático, la operación es de similares procedimientos, pero el aceite es de constitución diferente. Se trata del Fluido de Transmisiones Automáticas (ATF Automatic Transmission Fluid).

6. Si su vehículo tiene dirección hidráulica, retire el medidor. Si le hace falta líquido, destape el depósito y rellene hasta el nivel máximo.