Archivo

LA BANCA GANÓ MENOS, PERO SE FORTALECIÓ MÁS

Las empresas del sector financiero ganaron 138.000 millones de pesos entre enero y marzo de 1995.

26 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las ganancias disminuyeron 28 por ciento en comparación con el mismo período del año anterior.

Sin embargo, el sistema salió fortalecido porque gran parte de esas ganancias fueron capitalizadas.

Los ajustes contables exigidos por la Superintendencia Bancaria a las empresas de arrendamiento financiero hicieron que estas entidades presentaran pérdidas por 5.000 millones de pesos en el primer trimestre de este año frente a las utilidades de 35.000 millones de pesos obtenidas en 1994.

Según la Superintendencia Bancaria los créditos en mora presentaron un leve aumento durante el primer trimestre del año al pasar de 5.6 a 5.7 por ciento del total de la cartera.

Las utilidades del sector financiero disminuyeron durante el primer trimestre del año, pero no porque les hubiera ido mal, sino porque tuvieron que dedicar buena parte de sus recursos para fortalecerse.

Entre enero y marzo, las ganancias del sistema financiero disminuyeron 28 por ciento en comparación con igual período del año anterior, al pasar de 191.000 millones de pesos a 138.000 millones.

Incluyendo los resultados de la Caja Agraria, el Instituto de Fomento Industrial (IFI) y el Banco Central Hipotecario (BCH), las ganancias de las entidades de crédito disminuyeron a 111.000 millones de pesos entre enero y marzo del presente año, es decir un 42 por ciento.

Las ganancias de los bancos descendieron 13 por ciento al pasar de 90.000 millones a 78.000 millones de pesos, mientras que las utilidades de las corporaciones de ahorro y vivienda bajaron 12 por ciento al pasar de 30.000 millones a 27.000 millones de pesos.

Este resultado, no es preocupante según el Superintendente Bancario, Jorge Castellanos Rueda, quien señaló que las utilidades siguen siendo positivas. Explicó que la caída obedece a medidas que el organismo de vigilancia adoptó el año pasado para fortalecer patrimonialmente a los establecimientos de crédito.

Una de las medidas está relacionada con la exigencia que hizo la Superintendencia para que capitalizaran una mayor parte de sus utilidades, bien sea como provisiones o en forma de capitalización directa.

Las provisiones son importantes porque respaldan una posible pérdida de las entidades financieras por concepto de cartera morosa. A marzo de 1995 las provisiones alcanzaron 480.000 millones de pesos con un incremento del 26 por ciento frente al saldo de 381.000 millones en diciembre de 1994.

En otras palabras, en los tres meses llevaron a provisiones o capitalización directa unos 99.000 millones de pesos.

Ganan y pierden Otra causa del menor crecimiento de las utilidades es el relacionado con los ajustes que hicieron en los balances las compañías de leasing que les llevaron a pasar de unas utilidades de 35.000 millones de pesos en el primer trimestre de 1994 a pérdidas de 5.000 millones en igual período de este año.

La razón de este comportamiento se debe, según la Superintendencia, a las medidas que se tomaron para que los resultados de estas compañías fueran más reales, ya que muchas ganancias eran contables, porque se incluían activos dados en arrendamiento financiero.

Con las nuevas normas, los bienes de las compañías de leasing ya no se contabilizan como activos sino como gastos.

La parte favorable del balance de las entidades financieras es el fortalecimiento patrimonial que aumentó 47 por ciento al pasar de 3,1 billones de pesos a 4,5 billones, excluyendo Caja Agraria, IFI y BCH.

Los bancos que registraron mayores utilidades fueron en su orden el de Bogotá con 15.714 millones de pesos; Industrial Colombiano, con 11.107 millones; Occidente con 11.025 millones: Banco de Colombia con 9.653 millones y Ganadero con 9.578 millones de pesos.

Por el contrario, los bancos que registraron mayores pérdidas fueron la Caja Agraria con 29.053 millones de pesos, Banco Nacional del Comercio con 3.894 millones, Bancafé con 2.992 millones e Intercontinental con 1.037 millones de pesos.

Deudas por cobrar Las deudas de los clientes del sistema financiero continuaron creciendo, ya que pasaron de 910.000 millones de pesos en marzo de 1994 a 1,3 billones de pesos en marzo de 1995, con un crecimiento del 47 por ciento. Hoy deben 390.000 millones de pesos más.

De acuerdo a esas cifras, la relación de cartera vencida frente al total de préstamos otorgados por el sector pasó de 5,6 a 5,7 por ciento. Es decir, que por cada 100 pesos que han prestado las entidades de crédito hay 5,70 pesos en mora.

Castellanos Rueda señaló que por el momento no hay problemas en torno a la cartera vencida, ya que el leve aumento obedece a las medidas más estrictas para el control de créditos Sin embargo, llamó la atención sobre la necesidad de vigilar el crecimiento de las tasas de interés con el fin de evitar que se presente un mayor deterioro en los préstamos.

Si bien es cierto que hasta el momento el alza en las tasas de interés no se ha reflejado en el nivel de cartera mala, preocupa que si se mantiene el actual nivel de los intereses, hacia el largo plazo se pueda deteriorar el comportamiento de los préstamos .

En este momento no vemos señales de peligro o alarma. Vemos señales de preocupación, y las tasas de interés son una de ellas , indicó Para el superbancario, tasas de interés del 44 por ciento, que son cerca de 22 puntos porcentuales por encima de la inflación, son muy altos. Por ello se mostró partidario de que el costo del crédito se acerque a un promedio más real, que en Colombia ha sido de un 10 o 15 por ciento por encima del costo de vida.

El mayor aumento en la cartera vencida se presentó en las corporaciones de ahorro y vivienda con un crecimiento del 170 por ciento.

Este crecimiento se explica porque antes incluían en la cartera vencida cualquier cuota en mora, pero ahora tienen que llevar todo el préstamo de quien se atrasa en sus pagos.

De otro parte, la Superintendencia reveló que el auge de la financiación del consumo se está acabando o enfriando, hecho que se observa en la distribución de la cartera de crédito de consumo que pasó de tener una participación del 27 por ciento en 1994 al 25 por ciento en 1995.

A marzo del presente año 12,1 billones de pesos correspondían a préstamos comerciales, 5,8 billones a préstamos de consumo y 5,7 billones de pesos a créditos hipotecarios.