Archivo

RESIDENTES PROTESTAN POR BECAS-CRÉDITO

Cerca de 300 residentes e internos de la Universidad del Valle pararán actividades, ante el incumplimiento del Gobierno en la asignación de becas-crédito para la realización de sus especializaciones.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los residentes e internos de Univalle, cansados de esperar durante cinco meses que se hicieran efectivas las becas crédito, que desde diciembre de 1993 fueron prometidas por el Gobierno para aliviar su carga económica estudiantil, decidieron elevar su protesta y suspender las prácticas académicas que efectúan en tres hospitales de nivel III de Cali.

Las becas-crédito cuyo valor fue estipulado en dos salarios mínimos mensuales (237.868 pesos) servirían de apoyo financiero para el pago de matrículas de los residentes e internos durante sus proceso de formación especializada, que dura entre tres y cinco años. Cada residente cancela una matrícula anual de 1 800.000 pesos.

Las becas deberían hacerse efectivas a partir del primero de enero de este año y hasta el momento no se ha recibido ninguna respuesta.

Jorge Iván Villegas, presidente de la Asociación de Internos y Residentes de la Universidad del Valle, dijo que el malestar estudiantil no solo radica en el incumplimiento con la asignación de las becas-crédito, sino que además los entes gubernamentales han hecho conocer a la comunidad que las becas no son más que préstamos que alargarían el pago de sus estudios.

No solo se desconocen las necesidades económicas de los estudiantes y las condiciones en que se labora, sino que existe una indiferencia para darle una solución a esta problemática, especialmente de los profesionales que efectúan especializaciones , dijo Villegas.

El médico residente es un profesional graduado en medicina general, que después de tres años de ejercer tiene la opción de especializarse en alguna área; la residencia dura entre tres y cinco años y labora de 10 a 12 horas diarias. Además realiza turnos de hasta 36 horas cada cuatro o cinco días sin descanso compensatorio.

Este panorama -dice Villegas- sin tener en cuenta la carga académica y los requisitos evaluatorios que exige cada facultad a los estudiantes, se torna muy delicado debido a que ninguno recibe sueldo.

A las 7:00 a.m. del viernes los internos y residentes iniciarán un cese de actividades que se prolongará por 24 horas.