Archivo

CORRECCIONES FISCALES

Muy oportunas, convenientes y satisfactorias las declaraciones que para este diario hizo el ministro de Hacienda, Guillermo Perry, a propósito de algunos aspectos del proyecto de reforma tributaria presentado al Congreso, con el objeto específico de recaudar 3.2 billones de pesos adicionales en el curso de los tres próximos años. Sobre todo en lo relativo a la voluntad de corregir lo que en alguna forma pueda considerarse errado o inoportuno.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

No tiene interés el ministro en empecinarse en el mantenimiento de algunas propuestas que con razón han sido adversamente recibidas. Y está dispuesto, en consecuencia, a revisar puntos como los relacionados con el IVA para el arrendamiento financiero y el impuesto de remesas para las empresas petroleras. En otros renglones también controvertidos él preferirá que sea el Congreso el que diga la última palabra.

Con todo, el anuncio de máxima importancia hecho por el ministro es el que se refiere al retiro de la propuesta sobre gravamen a las cesantías, para volver en esa materia al régimen imperante hasta ahora, que las excluye de todo impuesto. Esta decisión es más que justa y conveniente, porque el gravamen a las prestaciones desvirtúa su propio contenido social. Gravar las cesantías parece tan improcedente como cualquier tipo de impuesto a los ahorros pensionales y a las pensiones mismas, cuestión ésta que por fortuna ha sido desechada, según se desprende de las declaraciones del ministro.

El cuidado de las pensiones debe extenderse también a una inversión sana, carente de peligros y que cumpla con la razón de ser de una prestación tan importante. Jugar con las pensiones es comprometer la tranquilidad en las épocas más difíciles, ya que la prestación se alcanza cuando la edad avanza y la carencia de trabajo complica los riesgos de una vida que no ha terminado, pero se acerca a su fin, con frecuencia en condiciones de salud precaria. A los pensionados hay que ayudarlos, procurando que ellos puedan ayudarse a sí mismos.