Archivo

CON LA SALUD

Los planes nacionales en materia de salud pública han sido enunciados y diseñados con la mayor amplitud, y se concretaron tanto en la Ley 100 de seguridad social y en la Ley 60, sobre transferencias y recursos. El objetivo propuesto no fue otro que el de acrecentar los recursos a fin de dar acceso a la salud a todos los colombianos, y más específicamente a los diez o doce millones de compatriotas que enfrentan los mayores grados de pobreza y se hallan desprotegidos en ese campo.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los resultados, con todo, no corresponden hasta ahora a los fines propuestos, según se desprende de informes que este diario ha venido publicando en sus ediciones de los últimos días. En cambio de verdadera transformación en el plan de la salud se han venido advirtiendo resultados adversos. El cuadro general no parece ofrecer transformaciones y avances, sino confusiones y retrocesos, y no pocas aplicaciones que tienen el distintivo del despilfarro.

Concretamente, el ex ministro de Salud Juan Luis Londoño ha advertido que recursos asignados para dar salud a los más pobres se han aplicado simplemente al aumento de salarios y a inversiones de no probada necesidad.

Todas estas advertencias constituyen, sin duda, una contribución a despejar integralmente el panorama de salud, con el fin de remediar a tiempo los factores negativos. Planteándolos con objetividad y desprevenidamente, es posible abrir un camino para superarlos. Lo interesante del debate público que se ha iniciado sobre el tema de la salud es que pueda conducir a resultados concretos.