Archivo

DESPECHADOS

En la capital de Nariño ocurren episodios ciertamente originales. Entre ellos el Festival del Despecho, organizado para que quienes han sido víctimas de la tusa del amor no correspondido puedan disipar sus tristezas en medio de la música, mientras hallan otro amorío. Solo que el Segundo Festival del Despecho, programado para la noche del sábado anterior, terminó en una fenomenal gresca que produjo no menos de cuarenta y cinco heridos, con seria congestión en las salas hospitalarias de urgencia.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Todo no resultó propiamente por la magnitud del despecho entre los asistentes, sino porque los organizadores del festival dispusieron obsequiar media botella de ron a todos cuantos ingresaran al Estadio Libertad, donde se organizó el certamen.

Cuando la norma general es que a ningún espectáculo masivo se puede introducir licor, en el de los despechados de Pasto se formalizó su utilización, y en forma gratuita, con la consecuencia de la intoxicación etílica general, las heridas y las contusiones.