Archivo

DAS ANUNCIA REACTIVACIÓN DE 22 PUESTOS RURALES

El departamento Administrativo de Seguridad (DAS) anunció ayer la reactivación de 22 puestos operativos de inteligencia en diez departamentos del país.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Estas puestos, explicó la dirección del organismos, habían dejado de operar por la asignación del personal de investigadores y detectives a labores de escoltas y vigilancia de instalaciones oficiales.

El DAS readecuará inicialmente los 22 puestos distribuidos en Apartadó, Caucasia y Arboletes (Antioquia); Sabanalarga (Atlántico); Cravo Norte y Tame (Arauca); San Juan Nepomuceno y Magangué (Bolívar); Bocas del Pauto, Maní, Hato Corozal, Orocué y Villanueva (Casanare); Codazzi y Aguachica (Cesar); Juradó (Chocó); Pivijay (Magdalena); Puerto Gaitán, San Juan de Arama y Puerto Carreño (Meta), y Cartago y Trujillo (Valle del Cauca).

El Plan Global de Fortalecimiento del DAS Rural tiene un costo total durante los próximos cuatro años de 3.024 millones 93 mil pesos, de los cuales 240 millones corresponden a material de intendencia y el resto se destinará a vehículos, armamento y comunicaciones.

De este capital ya fueron asignados mil millones de pesos para este año, dijo Bejarano. Los gastos de administración de todas las sedes tienen un costo total durante 1995 de 800 millones de pesos.

En Colombia existen 77 Grupos de Seguridad Rural distribuidos en Bogotá (1), en las sedes seccionales (21), en puestos operativos (10) y en varias poblaciones de especial importancia (45). Sin embargo, estos no funcionaban.

De acuerdo con Bejarano, director del DAS, los puestos fueron creados en le pasado pero nunca contaron con el personal suficiente. Virtualmente las instalaciones permanecieron vacías.

Un puesto operativo con tres personas se limitaba a que uno cuidara la casa, el otro cuidaba al alcalde y el tercero se iba a conseguir el almuerzo para los otros dos. La labor era nula , dijo Bejarano.

En cada uno de estos puestos laborarán doce personas haciendo inteligencia. El director del DAS explicó que con este número es suficiente para realizar un trabajo eficiente ya que en las labores de inteligencia, mientras menos personas intervengan, los resultados son mejores .

Un elemento adicional, en concepto de Bejarano, tiene que ver con la intercomunicación, coordinación y apoyo entre los diferentes puestos de seguridad rural, las Unidades Antiextorsión y Secuestro (Unase) y las Unidades Regionales de Inteligencia (URI).

Sin embargo, aún hace falta ajustar la planta de personal operativo. La nómina se ha reducido. De 723 que trabajaban en los campos en 1989, quedan 512 detectives.

Por lo pronto, Bejarano se propone desplazar 259 detectives a sectores rurales mientras la Escuela de Formación de Aguazul (Casanare), con capacidad de 80 estudiantes, empieza a graduar nuevas promociones de detectives. La capacitación comprende un año de estudios.

A ese efecto, Bejarano anunció la readecuación de la escuela y dijo que ésta tendrá un costo de 300 millones de pesos. 150 millones se invertirán en la presente vigencia fiscal y el resto durante 1996.

A quienes se dedicarán a trabajar en el área rural se les preparará en labores de control de abigeato, inteligencia para evitar la piratería terrestre, lucha antisubversiva y antinarcóticos, para lo cual recibirán un fuerte apoyo logístico.

Asimismo, se les entrenará en el análisis de información financiera para el control de los narcotraficantes.

Las inscripciones para el ingreso a la escuela de Aguazul ya están abiertas y se mantendrán hasta junio. Los cursos comenzarán el próximo 15 de agosto.