Archivo

EL CONTRABANDO QUIEBRA A SANTANDER

La declaratoria de austeridad en el gasto público se abre paso cada vez más en Santander ante la proliferación del Contrabando, que deja de tributar a las arcas seccionales 16 mil millones de pesos.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El Secretario de Hacienda (e), de Santander, Mario Iván Ortega Carreño, señaló que esta situación es analizada por el Comité Económico del Departamento, que entregará hoy al gobernador, Mario Camacho Prada, un informe financiero que, según el funcionario, no es nada favorable.

Con base en este informe, el mandatario seccional tendrá plazo hasta el 31 de mayo para hacer los ajustes necesarios que permitan el cumplimiento del Plan de Desarrollo de esta región del país para los próximos tres años.

La difícil situación económica de Santander obedece en gran parte a la fuga de recursos por conceptos tributarios y por la celebración de contratos, indicó el secretario de Hacienda.

La situación más crítica se registra con el contrabando de cigarrillos, que poseen el 95 por ciento del mercado y sólo un 5 por ciento tributa al departamento. Por este concepto se dejan de percibir 14 mil millones de pesos, señala un estudio presentado por la firma Coltabaco al gobierno departamental.

En su orden, le sigue el contrabando de cerveza venezolana y los licores nacionales y extranjeros que de manera conjunta dejan de tributar 2 mil millones de pesos.

Según el director de Rentas Departamentales, Antonio María Moreno Moreno, en el presente año se aspira a recaudar 48 mil millones de pesos por concepto de impuestos a los cigarrillos, licores y cervezas, pero si se combate el contrabando, estos recursos podrían alcanzar los 52 mil millones de pesos, pues combatir al ciento por ciento el contrabando es muy difícil.

Sin embargo, advirtió que esto depende de una decisión política y el concurso de la Policía, las Fuerzas Armadas y, especialmente, de la concientización de los alcaldes municipales, que se constituyen en las instancias más próximas para combatir este flagelo.

Actualmente, el Gobierno Nacional ha iniciado conversaciones con la Organización Ardila Lulle con el fin de legalizar la situación de contrabando que se presenta con la cerveza Leona, que, en opinión del secretario de Hacienda, no es tan grave como se ha querido mostrar por algunos medios de comunicación.

El verdadero problema se presenta con la cerveza Polar, de Venezuela, que registra ventas ilegales excesivas, especialmente en los Sanandresitos y principales vías de Bucaramanga.

Una de las medidas que estudia el gobernador para frenar el contrabando, es la reactivación de los guardas de rentas departamentales, apoyados por el Ejército y la Policía.

Otra de las salidas al grave problema económico y financiero del departamento es la venta de algunos activos que, como el Hotel Bucarica y el Parque Recreacional el Lago, no le reportan mayores recursos al departamento y han sido objeto de serios cuestionamientos por parte del contralor Departamental, Jaime Durán Barrera.