Archivo

MOCKUS SE PUSO BRAVO Y SE FUE

El debate sobre el Plan de Desarrollo para Bogotá Formar Ciudad que se desarrollaba en la plenaria del Senado terminó cuando el parlamentario Mauricio Jaramillo (liberal del Tolima) le dijo al alcalde Antanas Mockus que se había ganado la Alcaldía de Bogotá en una bajada y subida de pantalones.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

De inmediato, el mandatario distrital, que había permanecido durante tres horas atento a la discusión, visiblemente contrariado, tomó sus apuntes y se retiró del recinto con los asesores que lo acompañaban.

A pesar del intempestivo cierre del debate, el alcalde Mockus alcanzó a dirigirse a la plenaria de la Corporación. Delante de los parlamentarios ratificó la posición que ha venido esgrimiendo en los últimos días frente al sistema integral del transporte, tema que acaparó la mayor parte del tiempo la atención de los congresistas.

Aseguró Mockus que si el Congreso modifica la Ley de Metros y le garantiza a la ciudad el 80 por ciento de los recursos para la financiación del metro, llueva o truene, Bogotá hará los esfuerzos necesarios para cumplir con el otro 20 por ciento.

Dentro de esa modificación a la Ley de Metros, el alcalde Mockus les solicito a los congresistas autorizar una sobretasa a la gasolina motor del 25 por ciento.

De esa manera, se garantizaría la construcción del metro.

Esa sobretasa, según Mockus, en los primeros años se podría utilizar para el mantenimiento de la malla vial y a partir de 1998, una parte de ella, que podría ser del 10 por ciento se destinaría a la construcción del metro.

De acuerdo con algunos cálculos realizados por la administración distrital, Bogotá requeriría de una sobretasa del 26 por ciento. Sin embargo, es mejor conocer las reglas de juego antes de embarcar a la ciudad en una obra de tal tamaño que arreglar las cargas en el camino, manifestó Mockus.

El Alcalde dijo que hasta el momento se han hablado de cifras globales para la construcción del metro, las cuales no son manejables por la ciudadanía, sin embargo, cuando se empieza a decir que la construcción del metro costaría 20 mil pesos diarios por cada vehículo que circula, durante 10 ó 12 años, la gente ya empieza a sentir el peso de lo que significa tener metro.

De otra parte, el ministro de Hacienda, Guillermo Perry, indicó que la nación también comparte la idea de la administración distrital de desarrollar un sistema integral de transporte para la ciudad.

Para ello, dijo el ministro, el Gobierno Nacional ha venido interviniendo con el fin de que el Banco Mundial le otorgue un crédito al Distrito para construir las troncales.

Así mismo, dijo que el Gobierno contribuyó para que en el Plan de Desarrollo Nacional quedaran unas partidas por cerca de 20 mil millones pesos, a fin de acondicionar los accesos a Bogotá.