Archivo

CAMBIAZO DE NARCOAVIÓN EN AEROPUERTO DE PALMIRA

Una aeronave Turbo Comander 840, dotada con sofisticadas ayudas de vuelo, valorada en 6 millones de dólares y utilizada para actividades de narcotráfico, que fue decomisada hace un mes en Palmira, debía ser trasladada a la Base Aérea Marco Fidel Suárez de Cali. Sin embargo, nunca llegó allí.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El avión desapareció momentáneamente, fue trasladado a Bogotá y escondido en un hangar del aeropuerto Eldorado, mientras que en el lugar que ocupaba en Palmaseca fue puesta una aeronave similar, un poco más vieja y sin ningún tipo de instrumentación.

Esta maniobra sólo fue puesta al descubierto el miércoles 16 de mayo cuando algunos funcionarios notaron que la aeronave que estaba en el aeropuerto Palmaseca de Palmira, que sirve a Cali, era más vieja y carecía de todas las ayudas de vuelo que se hallaron en el avión originalmente decomisado.

Una vez descubierto el cambiazo , los integrantes del Comando Especial Conjunto (CEC) o Bloque de Búsqueda, la Policía, la Fiscalía Regional y la División Antinarcóticos se dieron a la tarea de averiguar el paradero del narcoavión.

El sábado pasado la Fiscalía y la Policía hallaron el moderno avión en un hangar en el aeropuerto de la capital del país.

El cambiazo llevó ayer a la Fiscalía a abrir una indagación penal con miras a establecer la responsabilidad que tendrían funcionarios del CEC, integrado por agentes de la Policía, el Ejército y otros organismos de seguridad, así como de la FAC y de la Fiscalía Regional de Cali, quienes, de una u otra manera, tenían bajo su responsabilidad la aeronave.

Igualmente, cada uno de los organismos comenzó las correspondientes investigaciones disciplinarias internas para establecer la presunta participación de algunos de sus agentes en el cambiazo .

Los antecedentes La historia se inició el pasado 20 de abril en desarrollo de la operación Alba , ejecutada por el Bloque de Búsqueda, en colaboración con la Fiscalía, contra narcotraficantes del Valle del Cauca.

Ese día, en el aeropuerto Palmaseca, el Bloque inmovilizó dos aeronaves y seis vehículos e incautó cerca de una y media toneladas de base de coca.

Los dos aviones estaban identificados con las matrículas HK-4047 y HK-3822.

En la primera de las aeronaves -la HK-4047- las autoridades hallaron los 1.402 kilos de base de coca y descubrieron que se le había adulterando la matrícula, borrándole los dos primeros números.

La otra aeronave -la HK-3822- fue inmovilizada porque registraba algunos impactos de arma de fuego.

Una vez realizada la acción, los fiscales que participaron en la operación dispusieron que el avión Turbo Comander de matrícula HK-4047, dotado de los más modernos instrumentos de aeronavegación y con gran versatilidad para efectuar vuelos, fuera trasladado a la Base Aérea de Bogotá. Hasta aquí, todo marchaba bien.

Sin embargo, empezaron a detectarse irregularidades. Cuando las autoridades se disponían a realizar el traslado, el avión no pudo ser volado porque, inexplicablemente, estaba averiado. Según una fuente consultada por EL TIEMPO, al parecer, el sistema eléctrico fue adulterado, así que la Fiscalía dispuso su traslado, por razones de seguridad, a la Base Aérea Marco Fidel Suárez, bajo cuidado de la Policía.

Esta operación nunca se llevó a cabo y, por el contrario, la situación se complicó más el pasado 16 de mayo cuando algunos funcionarios notaron que la aeronave en custodia y que aún permanecía en el aeropuerto Palmaseca, no era la que se había decomisado el 20 de abril, cuyo costo está estimado en 6 millones de dólares, (más de 5.000 millones de pesos).

La aeronave fue recuperada el sábado en el aeropuerto Eldorado.

Sin embargo, ninguno de los organismos que participó en las averiguaciones para hallar la aeronave sabe cómo la sacaron del aeropuerto Palmaseca, con qué plan de vuelo y quién lo autorizó, quién la piloteó y cómo se realizó la autorización para que fuera a parar a uno de los hangares del terminal aéreo de la capital del país.

Una fuente de la Policía le dijo a este diario que cuatro personas vinculadas a esa institución en Cali fueron retiradas porque estaban de servicio en el aeropuerto de Palmira cuando sucedió el hecho.