Archivo

SAMPER REGAÑÓ AL EMISOR Y A LOS GREMIOS

Nadie se escapó del regaño. El presidente Ernesto Samper Pizano le dio ayer un tirón de orejas al Banco de la República, el sector financiero y a los industriales, por considerar que no están colaborando con el Gobierno.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El mandatario le advirtió a la junta directiva del Banco de la República que el alto costo del crédito podría mandar al traste el buen desempeño que ha tenido la economía colombiana y criticó la excesiva restricción monetaria aplicada por el Emisor para contener el crecimiento del dinero en circulación.

Esta política no ha ayudado mucho , indicó, al señalar la preocupación del Gobierno por las altas tasas de interés, que están en promedio en más del 45 por ciento para créditos y que según gremios y analistas económicos es uno de los factores que más pueden incidir en una recesión económica.

Samper aprovechó su intervención en la instalación del Diálogo de Funcionarios de Alto Nivel del Sistema Económico Latinoamericano (Sela), que se inició ayer en Bogotá, para llamar la atención del sistema financiero con el fin de que controle el crecimiento de la cartera.

Aunque se ha presentado una disminución en el ritmo de crecimiento, ya que los préstamos están aumentando entre 41 y 42 por ciento anual, todavía están por encima de la meta del 35 por ciento fijada para este año por el Emisor.

No hay apoyo gratis Los empresarios tampoco se escaparon al jalón de orejas. El mandatario rechazó de plano la posibilidad de una recesión económica e invitó a quienes han venido rumorando sobre ella para que hablen claro.

Me preocupa que quienes exageran sobre una posible recesión, que el Gobierno no ve por ninguna parte, estén en el fondo mostrando su oposición al nuevo estatuto tributario , dijo, en alusión a algunos gremios económicos e industriales que han expresado sus reparos por las consecuencias negativas que tendrá para el sector productivo el aumento de las tasas impositivas.

El presidente reiteró que las cifras gubernamentales, son definitivamente tranquilizantes y no dan señales de estancamiento.

Invito a los empresarios colombianos a que no desfallezcan en su espíritu productivo , dijo, al tiempo que afirmó que el Gobierno los continuará apoyando en su lucha contra el contrabando y la búsqueda de nuevos horizontes competitivos.

Pero les recordó que no hay apoyos gratuitos y que el Ejecutivo necesita de su solidaridad para sacar adelante la reforma tributaria que racionalizará el pago de los impuestos y taponará los huecos de evasión.

El proyecto de reforma tributaria, que se discute en el Congreso, no ha caído muy bien en el sector privado teniendo en cuenta que se aumentan algunas tarifas de impuestos tales como la renta presuntiva, el IVA para vehículos y el impuesto de renta.

No más recortes El jefe de Estado se refirió a otro de los temas que ha sido objeto de duras críticas: el crecimiento excesivo del gasto público. Sobre el particular señaló que el Gobierno ha hecho una revisión del gasto hasta llevar su crecimiento, en lo corrido del año, a niveles significativamente más bajos de los índices de crecimiento del año pasado.

Sin embargo, advirtió que avanzar más en nuevos recortes crearía peligrosos problemas de financiamiento público y costosos aplazamiento de proyectos sociales.

De otra parte, destacó algunos logros de su administración, como la caída en más de dos puntos del desempleo gracias al ajuste cambiario que revirtió la tendencia revaluacionista, la reactivación del sector agropecuario y las nuevos programas de apoyo para los microempresarios.

Sobre el Pacto Social, que también ha sido cuestionado, dijo que permitió reducir la expectativa inflacionaria y disciplinar a los agentes económicos, empezando por los del propio Estado. Los resultados están a la vista. La inflación anualizada en abril, cayó casi tres puntos , enfatizó.